Postales surrealistas V

Yayoi Kusama-Araña de dolor
Yayoi Kusama. “Chandelier of Grief”. (2016). Acero, aluminio, espejo unidireccional, acrílico, araña, motor, plástico, LED. 353,8 x 556,3 x 481,8 cm. Gallery I, Victoria Miro. Londres.

Creía que la verdad era un modo de vida, una forma de enfrentarse a las personas, a las situaciones y a las cosas.
En su afán por vivir en la verdad, estudió medicina para poder desenmascarar las mentiras que el cuerpo expresa a través de la enfermedad. Bajo su punto de vista, existía una relación directa entre la falta de salud y la falsedad. Cuando enfermamos, alguien miente. Se puede engañar a los demás, pero no a la propia conciencia, que reacciona provocando algún achaque para restablecer el equilibrio y la salud. Puede ocurrir, también, que el cuerpo enferme con el fin de mostrar que, en su interior, hay algo que no funciona como debiera, es decir, no marcha de acuerdo con la verdad.
Sentía gran respeto por las pruebas diagnósticas más fiables, como la resonancia cerebral. Le admiraba la franqueza con la que se manifestaba el cerebro al ser escaneado. Pocas cosas resultaban tan reveladoras como los destellos de luz y color que alumbraban las zonas activas.
Leyó estudios que afirmaban que el cerebro de los perros se iluminaba al ver a sus dueños. Ella misma pudo comprobar que uno de sus pacientes mentía al detectar un incremento de la actividad cerebral en las regiones involucradas en la inhibición y el control. Resultaba irónico e inútil. Se precisaba la participación de varias zonas del cerebro para el complejo proceso de mentir. Tanto esfuerzo para construir algo ficticio que se derrumbaría instantáneamente a golpe de escáner.
Un día enfermó.
Para diagnosticar qué le pasaba, era preciso hacer una resonancia del cerebro.
Entró en el tubo desmoralizada y falta de confianza. El médico entabló conversación con ella para que olvidase donde estaba, lo que aportó datos inesperados acerca de la salud de su cerebro y de sí misma. Habló de su adolescencia y de su novio, de sus padres y de sus perros. De aquella vez que se cayó esquiando y permaneció atrapada en la nieve. En ningún momento se encendió el sistema paralímbico, gestor de las emociones. Habló de sentimientos y vivencias propias y fue el cerebro lógico el que se iluminó, mientras el emocional permaneció apagado.
La verdad en la que había vivido hasta entonces era mentira.
Las imágenes se agolpaban en su cabeza. Fragmentos deshilvanados de sus recuerdos bombardeaban su cerebro a modo de flashes.
– Adoro el olor a pastel de manzana y cuando mamá me cepillaba el pelo  -murmuró-. Tal vez aquello que pasó… hace ya 20 años. El dolor ha muerto. Yo lo enterré para siempre, aunque mi cerebro diga lo contrario.

Enlaces recomendados:
– Website oficial de Yayoi Kusama.

Primero fueron los dibujos animados

El Pop Art engloba una serie de fenómenos artísticos que se oponen a las bases estéticas propuestas por el Expresionismo Abstracto al que considera elitista. El Pop se alimenta de la realidad cotidiana del momento. Utiliza imágenes tomadas del cómic, la publicidad, los dibujos animados, los objetos de uso doméstico… identificables y sencillas y las asciende a la categoría de obras de arte. Desacraliza el objeto artístico, lo populariza en creaciones plásticas en las que la fuerza icónica de la imagen es fundamental. Aunque permanece intencionadamente al margen de cualquier tipo de revolución, numerosos artistas Pop desarrollan un espíritu crítico que resalta la banalidad de los aspectos kitsch de la sociedad y que encuentra su vía de expresión en el sentido del humor basado en la ironía. 

Obras del artista James Rizzi
Obras del artista Takashi Murakami

Al igual que en los dibujos animados, la fuerza expresiva del Pop radica en el gran poder comunicativo de la imagen y en el tono humorístico que utiliza para contactar con  el público. No hay que olvidar, sin embargo, que cuando nace el Pop Art ya existen los dibujos animados. Los personajes de animación constituyen una parte fundamental del imaginario infantil e incluso continúan siendo importantes en posteriores momentos de la vida. Los primeros contactos de la mayoría de nosotros con el universo gráfico o las artes plásticas se producen a través de los dibujos animados.

Series de dibujos animados para adultos
“Los Simpsons” “Shin Chan” “Padre de familia” “South Park” “American dad”

Desde hace algunas décadas asistimos a un proceso de popularización de las manifestaciones artísticas y de la imagen gráfica, iniciado en su momento por el movimiento Pop. El arte está en la calle, en los objetos, en las exposiciones multitudinarias y en los carteles de las marquesinas de los autobuses. No existe fenómeno artístico tan provocador, extravagante o anodino que la sociedad no esté dispuesta a asumir. Es la cultura “popular” la que vuelve la cabeza hacia la expresión artística. Los dibujos animados no quedan al margen de esta tendencia y buscan nuevos caminos para la creación. El resultado es, algunos casos, un producto ideado por adultos que parecen canalizar sus frustraciones infantiles a través de la animación, sin tener en cuenta a quien va dirigido en realidad. Los canales temáticos infantiles emiten series de dibujos animados basadas en el humor negro, la ironía y el sarcasmo, con personajes que destilan una agresividad evidente y perniciosa que va más allá de los meros porrazos de la animación de corte tradicional. El abuso del débil, el diferente o el inteligente es empleado como elemento humorístico. La figura paterna se ridiculiza constantemente, convirtiéndose en un estereotipo de personaje inútil que obvia a sus hijos y sólo piensa en divertirse. En otros casos, los protagonistas se desenvuelven entre poderes mágicos y seres surrealistas en un entorno que, lejos de ser maravilloso y sorprendente, está más próximo al Lowbrow con ríos de desechos de los que surgen entes que parecen extraídos de una pesadilla.

Escenas de series de animación de dudoso contenido infantil
escenas_animacion_no_aptas
“Bob Esponja”, “Agallas, el perro cobarde”, “Fanboy y Chum Chum”
“Hora de aventuras”, “Las Supernenas”, “Los padrinos mágicos”

Afortunadamente, numerosas series animadas actuales, recientes y pasadas derrochan creatividad sin caer en la acidez facilona de los elementos escatológicos o en el sarcasmo sistemático que permite ver la vida por la estrecha mirilla del pesimismo. Proporcionan alas para la fértil imaginación infantil, desatan carcajadas grandes y abiertas y muestran las inquietudes pequeñas o gigantes de cada etapa, sin hacer uso de la pesadumbre o de la ñoñería.

Escenas de series infantiles de dibujos animados
escenas_series_dibujos_animados_infantiles
“La pantera rosa”, “El mundo de Todd“, “Chowder”, “Los pingüinos de Madagascar”
escenas_de_dibujos_animados_infantiles
“Código Lyoko”, “Los autos locos”, “Mansión Foster para amigos imaginarios”
escenas_de_series_de_dibujos_animados_infantiles
“Arthur”, “George de la jungla”, “Coyote y el correcaminos”