Kupka, Kandinsky, Klee (I)

“Cuando se alcanza un alto grado de desarrollo de la sensibilidad, los objetos y los seres adquieren un valor interior y, finalmente, un sonido interior.” (De lo espiritual en el arte)

Wassily Kandinsky

Frantisek Kupka fue el primer pintor que expuso imágenes totalmente abstractas. Profundamente interesado por los pensamientos científicos y filosóficos más importantes de su época, la mitología y la filosofía antigua, consideraba que el artista tenía la función de descubrir la verdad universal latente en todos los objetos y seres. Creía en la existencia de un principio integral que regía todas las cosas interconectándolas entre sí.

En Kupka convergen:

  • Una admirable capacidad sintética, que le permite establecer relaciones entre campos “opuestos” del conocimiento en la búsqueda teosófica de una realidad integral que lo conecte todo.
  • El interés por la representación cinética de la pintura, plasmando la forma en varias dimensiones.
  • Una visión microscópica y macroscópica de la realidad que le lleva a la visualización del fractal en sus obras y a pintar la música de las esferas a principios del siglo XX.
creacion de frantisek kupka fuga en dos colores frantisek kupka elogio frantisek kupka
“Creación” (1920). Óleo sobre lienzo. 115 x 125 cm. Národni Galerie. Praga.
“Fuga en dos colores” (1912). Óleo sobre lienzo. 22,9 x 23,4 cm. Museo de Arte Moderno. Nueva York.
“Elogio” (1912). Óleo sobre lienzo. 89 x 108 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. París.
alrededor de un punto frantisek kupka discos de newton frantisek kupka
“Discos de Newton” (1912). Óleo sobre lienzo. 49,5 x 65 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. París.
“Alrededor de un punto” (1930). Óleo sobre lienzo. 194 x 200 cm. Museo Nacional de Arte Moderno. París.
Discos de Newton. Estudio de fuga para dos colores” (1911). Óleo sobre lienzo. 77,5 x 73,8 cm. Museo de Arte de Filadelfia.

En su interés por hallar un modo de expresión artístico de las cuestiones intangibles, dinámicas y complejas que le interesan, Kupka llega al desarrollo de la abstracción en la pintura. Si a ello unimos, además, los principios enunciados antes, no es de extrañar que hallase una vía de expresión en la música.

Muchas de sus obras con títulos musicales van más allá de ser meras representaciones de temas musicales o canciones. Son pinturas abstractas basadas en composiciones musicales que se generan a través de la reiteración de melodías en diferentes tonalidades de manera que, a medida que se desarrollan en el tiempo, van entrelazándose con diversos conjuntos de notas que se van repitiendo consecutivamente a lo largo de una canción.

Kupka desarrolló un método de pintura mediante el cual establece un paralelismo con la composición musical. Según sus propias palabras:

“a través de una sola forma en varias dimensiones y disponiéndolas de acuerdo a consideraciones rítmicas, obtengo una sinfonía que se desarrolla en el espacio como hace una sinfonía en el tiempo”.

piano, teclado, lago frantisek kupka amorfa: fuga en dos colores frantisek kupka nocturno frantisek kupka
“Piano, teclado, lago” (1909). Óleo sobre lienzo. 79 x 42 cm. Národni Galerie. Praga.
“Amorfa: Fuga en dos colores” (1912). Gouache y tinta sobre papel. 35,9 x 37,8 cm. Museo de Arte Moderno. Nueva York.
“Nocturno” (1910). Óleo sobre lienzo. 66 x 66 cm. Colección privada.

Kupka convierte el lienzo en una partitura, componiendo con formas y colores como si de notas, compases o claves se tratara. Obtiene resultados cinéticos, vaporosos. Formas y colores fluyen rítmicamente creando un conjunto cromático y sonoro.

Kupka es capaz de hacer evolucionar las formas musicales a formas plásticas. Se convierte, por tanto, en un avezado traductor del lenguaje musical al pictórico.

Escucho los colores, veo la música (I)

” Uno de los grandes dramas de mi vida consiste en decirle a la gente que veo colores cuando escucho música, y ellos no ven nada, nada en absoluto. Eso es terrible. Y ellos no me creen. Cuando escucho música yo veo colores. Los acordes se expresan en términos de color para mí. Estoy convencido de que uno puede expresar esto al público”.

Olivier Messiaen

El término sinestesia hace referencia a la unión de varios sentidos, en oposición a anestesia que significa ausencia de sensibilidad. Es una facultad que poseen algunas personas que experimentan sensaciones propias de un sistema sensorial concreto (vista, oído, gusto, olfato, tacto) a partir de estímulos sensoriales de otros sistemas diferentes. De este modo, hay quien percibe el sonido del timbre de su casa como una serie de círculos concéntricos que se expanden desde el foco emisor del sonido, quien ve triángulos marrones que se elevan cuando oye ladrar a un perro, o quien puede saborear el gusto distinto encerrado en cada palabra.

Si la tristeza es TRISTEZA y la alegría es ALEGRÍA, al cambiar a ALEGRÍA y TRISTEZA, el color asignado a cada palabra la desvincula de su siginificado. En el primer caso, el tono elegido potencia la capacidad de cada término para provocar en el lector una emoción acorde con el concepto que expresa, mientras que en el segundo, el color confunde el significado, desmintiéndolo. En términos éticos sería comparable a “decir la verdad” y “mentir”, respectivamente.

Tenemos las formas siguientes:

Fuente: Wikipedia

Una de ellas se llama Booba y la otra Kiki, ¿podría adivinar cuál es cada una?
En torno al 95%-98% de las personas que realizaron este test dieron la misma respuesta.
Un profesor de Lengua de Educación Secundaria propuso en su clase una batería de palabras cuya definición no fuera conocida con el fin de que sus alumnos dijeran, sin pensarlo, el significado que les sugería. Al proponer el término “sicario”, la curiosa respuesta de una alumna fue “me suena a algo lleno de agujeros”.
En un taller de pintura para niños de primer y segundo ciclo de educación primaria, la profesora puso en el reproductor una pieza de música africana que celebraba la cosecha. A continuación, sin darles ninguna aclaración sobre la audición, pidió a los alumnos que expresasen por medio de un dibujo lo que les había sugerido. Casi la mitad de las ilustraciones realizadas representaban escenas con campos de cultivo, algunos con agricultores recogiendo la cosecha, otros con cestos o artesas en los que se guardaban los granos de cereal.

Según parece, el ser humano no asigna nombres a los objetos de manera arbitraria. Determinados sonidos guardan una relación de identidad con ciertas formas o con objetos concretos. De manera similar, algunos conceptos se asocian, a nivel emotivo-expresivo, con tonos de colores que, como vimos antes, afianzan o desmienten su significado. Cualquiera que haya disfrutado de la música, habrá podido comprobar la capacidad que posee para generar imágenes, colores y sensaciones-emociones (¡sin necesidad de vídeoclips!) con un asombroso nivel de objetividad, principalmente si la pieza es de carácter instrumental.

“Birds for the mind” Wim Mertens

Nacemos sinestésicos. Hasta los cuatro meses de edad confundimos la visión con el oído o el tacto y el gusto. Los diferentes sistemas que procesan los sentidos se hallan, entonces, conectados. Progresivamente, este magma perceptivo se va organizando hacia la especialización de los sentidos en la medida que se crean nuevas conexiones por el desarrollo de la capacidad de abstracción a través del lenguaje.

No es de extrañar, por tanto, que gran parte de las palabras que empleamos habitualmente nos parezcan las adecuadas para nombrar aquello que designan. Incluso, al conocer un término nuevo, tenemos la sensación de haberlo recuperado de la biblioteca de la memoria. Las palabras poseen, además, la capacidad de desencadenar una respuesta emocional en quien las escucha y sería posible sin demasiado esfuerzo decir “de qué color son”.

Las raíces del lenguaje se nutren de colores, olores, sabores, sonidos, recuerdos y emociones. En los sinestésicos se conserva parte del magma perceptivo inicial, por ello su respuesta inmediata al sonido de una palabra es una nube de color flotando en el aire delante de sus ojos. Necesitan una labor de conceptualización posterior para analizar el sentido del término. El resto de los mortales no vemos colores al escuchar música o al leer una palabra, aunque podemos conectar con nuestro cerebro límbico (asociaciones sinestésicas), despertar la memoria y las emociones y establecer relaciones auditivo-cromáticas.