2015

el_mundo_en_las_manos

El inicio de un nuevo año es siempre el momento perfecto para hacerse nuevos propósitos, orientados a mejorar a aquellos aspectos de la vida que están incompletos o a la consecución de objetivos que se prometen como el medio de tener cierto estatus, mayor felicidad, más éxito social, mejor salud o forma física.

Es saludable buscar nuevas metas que precisan dosis considerables de empuje, optimismo e ilusión, alimentos imprescindibles para que cualquier espíritu crezca y se mantenga activo y en alerta.

La consecución de objetivos conlleva, además de la indudable satisfacción de la recompensa al esfuerzo realizado para conseguirlos, la conquista de una parcela de seguridad que nos protege de lo inesperado, de lo imprevisto. Cuando se alcanza una meta, tenemos, al menos por un instante, el mundo en las manos. Un mundo que se torna conocido, abarcable y amigable.

No olvidemos, no obstante, que, aunque el mundo existe, no es un ente absoluto, predeterminado y cerrado. Se construye día a día con las aportaciones de cada uno. La realidad de cada individuo encuentra en la de los demás compenetración o enfrentamiento, avance u oposición y en la medida que surja el entendimiento, se crearán nuevas conexiones que harán que el mundo evolucione o se estanque.

Alimentemos nuestro universo individual día a día y seremos dueños de las pequeñas o grandes conquistas en las que se basa la existencia.

Gracias a los lectores de Vitaminagráfica por haber estado ahí en el 2014. Espero que continúen estando en 2015. Que sea un buen año para todos.

“Year´s End” de Michael Manring del disco “Winter Solstice Reunion”

Empieza 2013

estaca_de_baresAl terminar el año, tendemos a hacer balance de las experiencias que han ilustrado nuestras vidas los últimos doce meses, las relacionamos con otras anteriores y, a veces, tenemos la osadía de compararlas. Recordamos algunos momentos vividos, unos cálidos, otros tremendos, algunos alegres e injustos otros. En general, estrenar un nuevo año nos llena del regocijo de protagonizar flamantes vivencias, frescos propósitos y lograr algún que otro reto inalcanzable. Este entusiasmo no está exento, sin embargo, de un sentimiento de vértigo a un futuro desconocido, que se acurruca en un lugar indefinido entre el estómago y el intestino.

Gracias a todos los que han seguido vitaminagrafica durante el 2012 (espero que tengan la intención de hacerlo también en el 2013) y a todos los lectores ocasionales. Mis mejores deseos para este año que acabamos de estrenar.

“The impending Death of the Virgin Spirit” de William Ackerman.
Interpretada por Adam Werner y Michael Manring.