Las bases del futuro. Arco 2018

“El futuro depende de lo que hagas hoy”

Mahatma Gandhi

Eduardo Navarro-Instruction from the Sky
Eduardo Navarro. “Instruction from the Sky”. (2016). Frieze Projects, Randall’s Island Park. Galería Nara Roesler.

A lo largo de la historia, la noción de futuro ha ido modificándose en función del número de cambios asimilables por la humanidad y de la rotundidad de éstos. En períodos de bonanza económica y estabilidad social, lo que depara el futuro es una cuestión secundaria. Cuando los principios se tambalean, las conciencias se desdibujan y lo único permanente es un entorno cambiante en una sociedad que duda, el futuro adquiere tal importancia que pasa a convertirse en un ansiado presente con vocación de mañana. Deja de ser un tiempo que está por llegar y se intuye como un entorno cultural, artístico, social, filosófico, científico …. que comienza a construirse en el ahora.

Este futuro, gestado en un presente que prepara el mañana, necesita de ciertos principios para llegar a ser:

  • Espíritu destructivo y constructivo, que permita romper lo que no funciona, mantener lo que es válido y construir sobre buenas bases.
  • Iniciativa, capacidad individual de comenzar proyectos, buscar soluciones.
  • Creatividad, capacidad para generar nuevos conceptos, nuevas formas de asociar los existentes proporcionando soluciones poco habituales.
  • Conciencia activa, actitud participativa en la que se asume que cualquier proceso importante a nivel global tiene su origen a nivel individual.
  • Humildad, capacidad de conocer y asumir las propias limitaciones y hacer notar a los demás las suyas.

El presente

Vivimos una etapa en la que globalidad e individuo son ámbitos falsamente conciliados. La globalidad abarca gran variedad de comportamientos, actitudes, identidades, culturas, visiones, que pugnan entre sí por lograr la preponderancia sobre las demás, aunque esta rivalidad no se manifieste abiertamente. La lucha por el dominio se disfraza de pluralidad, de convivencia, de respeto por el universo ajeno.

El individuo, perdido en esta ambigüedad, se halla en un estado de duda permanente que le lleva a cuestionar cualquier circunstancia. Principios establecidos como válidos son ninguneados. La conciencia social, la búsqueda del conocimiento o la verdad matemática son controvertidos desde un punto de vista subjetivo y arbitrario, no estudiado y avalado. No se trata, por tanto, de la evolución del saber que, impulsada por la curiosidad y la duda científica, llega a nuevas conclusiones desechando las que ya no son válidas gracias a la investigación, el estudio e incluso la casualidad, sino del establecimiento de la opinión individual como principio básico del conocimiento. Existe, por tanto, la creencia de que la autoexpresión, por el hecho de producirse, debe elevarse al rango de saber enciclopédico.

En la sociedad de la globalización, el individuo, con un enorme acceso a la información y más ignorante que nunca, se convierte en el centro de muchos procesos sociales, artísticos, culturales, científicos. Un individuo acrítico que cree actuar en virtud de su libre albedrío, cuando, en realidad, no es más que un eslabón de las redes de información que entretejen el pensamiento global. Un individuo absorto en su individualismo.

Construir el futuro

La sociedad actual es compleja y diversa, necesita de un enfoque que reconozca y permita la manifestación del ser humano en su individualidad y diversidad. Una perspectiva que potencie la conciliación, la convivencia y el establecimiento de vínculos culturales, sociales, científicos, filosóficos, afectivos.

El lenguaje artístico es un canal idóneo para la expresión de la individualidad como sinónimo de lo distinto, lo particular y lo concreto. La dimensión conceptual, poética y discursiva del lenguaje creativo surge como algo inconcluso que encuentra en la obra, su vía de difusión, y en el espectador y su ámbito connotativo, el receptor participativo de su mensaje.

El lenguaje artístico manifiesta universos creativos únicos y vivencias propias que, al expresarse, pueden suscitar una respuesta empática en el observador copartícipe de la obra y transformar la individualidad en un proceso de interacción afectivo-social, por medio del cual la experiencia individual se convierte en un ítem constitutivo de la sociedad.

El lenguaje artístico constituye una vía interesante para construir un futuro deseable. Ahora bien, para que se produzca el salto desde la vivencia individual a la colectiva es imprescindible que el mensaje incompleto inherente a la obra de arte sea asumido por el espectador para que se convierta algo coherente y definitivo.

El futuro es lo que vamos a hacer

Esta premisa es el punto de partida de “El Futuro”, espacio expositivo de ARCO 2018, que engloba las vías creativas por las que se desarrollará la producción artística en el futuro que se gesta ahora.

Las tendencias artísticas incluidas en este espacio apelan a la empatía del observador y a su capacidad de experimentar el lenguaje creativo, más que de interpretarlo. Abordan las siguientes cuestiones:

  • Redefinición de los conceptos enciclopédicos básicos. Transcripción de las nociones definidas en un plano objetivo a otro subjetivo que las reconstruye incorporando vivencias individuales y/o colectivas.
  • Definición de nuevos espacios perceptivos, nuevos entornos de interacción, nuevas geografías que llevan al establecimiento de otros enfoques que tienden a la objetivación de la experiencia individual.
  • Dinámicas que buscan dar visibilidad a colectivos minoritarios, reclamar sus derechos o institucionalizar actitudes, comportamientos, sexualidades o percepciones de la realidad alternativos.
  • Enfoques que abordan las relaciones entre humanos y animales, desde una perspectiva primitivista de armonía primigenia hasta situaciones de enfrentamiento y lucha con alusiones al movimiento por la liberación y derechos de la comunidad animal.
  • Crítica de los procesos rutinarios basados en la repetición de la actividad mundana diaria, en el encorsetamiento burocrático y en los comportamientos provocados por la presión social que anulan por completo el carácter personal, íntimo e individual.

El discurso de las obras que habitan este “futuro que vamos a hacer” apuesta por una democratización del “aura” definida por Walter Benjamin. La esencia de la obra, aquello que la hace única, se aleja ligeramente de la compleja red de significados y referencias de ediciones anteriores, al menos en este espacio conceptual de la feria. Se convierte en algo que el espectador puede experimentar haciéndolo propio, sin necesidad de interpretar códigos o tener nociones avanzadas de arte contemporáneo. La empatía da paso a la confianza y a la seguridad. Comienza a gestarse el futuro.

Algunos artistas presentes en “El futuro es lo que vamos a hacer” en ARCO 2018

Regina Giménez

Regina Giménez-Sin título Regina Giménez-Sin título. Serie Dimensiones comparadas
“Sin título” (2017) Collage y gouache sobre lienzo 100 x 140 cm. © Roberto Ruiz
“Sin título. Serie Dimensiones comparadas” (2016) Gouache sobre papel 95 x 68 cm. © Roberto Ruiz

Barbara Kasten

Barbara Kasten-Parallels I Barbara Kasten-Collision 6E
“Parallels I” (2017). Acrílico fluorescente. 81,5 x 249 x 244 cm
“Collision 6E” (2017). Fujiflex Digital Print Framed. 160 x 122 cm

Eva Fábregas

Eva Fábregas-Picture yourself as a block of melting butter Eva Fábregas-Collapsible units
“Picture yourself as a block of melting butter” (2017). Cortesía de la artista y la Fundació Joan Miró. Barcelona. Tenderpixel.
“Collapsible units” (2014). Cortesía de la artista y García Galería. Madrid. Tenderpixel.

Álvaro Urbano y Petrit Halilaj

Álvaro Urbano y Petrit Halilaj-From the birds Álvaro Urbano y Petrit Halilaj-What comes first
“From the birds” (2015)
“What comes first” (2015)

Eduardo Navarro

Eduardo Navarro-Horses don´t lie Eduardo Navarro-Timeless Alex
“Horses don´t lie” (2013). Objeto performance
“Timeless Alex” (2015). Performance. Surround Audience. New Museum Triennial. New York

Lin May Saeed

Lin May Saeed-The liberation of the animals from their cages IXX Lin May Saeed-Fox
“The liberation of the animals from their cages IXX” (2016)
Herramienta de acero y laca. 196 x 104 x 7 cm
“Fox” (2017). Bronce, laca, avellanas. 140 x 300 x 36 cm
La fine de Babylone. ¡Estoy sorprendido de que estoy tan feliz!

Lili Reynaud-Dewar

Lili Reybaud-Dewar-Live Through That?! Lili Reynaud-Dewar-Live Through That?!
“Live Through That?! (2014). Traje, camisa, espuma, fotografía recortada, cinta adhesiva y vidrio.
“Live Through That?!” (2014). madera, tela, algodón, sábana, bases de mesa, altavoz, amplificador, tinta, reproductor de cd y cd.

OPAVIVARÁ!

Opavivara-Colorbar Opavivara-Espreguiçadeira multi
“Colorbar” (2011)
“Espreguiçadeira multi” (2010)

Teresa Solar Abboud

Teresa Solar Abboud-Being a person you didn´t you were (still) Teresa Solar Abboud-Crushed by pressure
“Being a person you didn´t you were (still)” (2017) Vídeo HD, color, sonido, 1´22´´
“Crushed by pressure, debris” (2017). Tubos de acero galvanizado de 4 cm de diámetro, cuerdas y cerámica rosa esmaltada. 108 x 170 x 60 cm

Patricia Domínguez

Patricia Domínguez-Eres un princeso 4 Patricia Domínguez-Los ojos serán lo último en pixelarse
“Eres un princeso 4” (2013). Lápiz y acuarela sobre papel con objeto de cerámica. 108 x 77 cm
“Los ojos serán lo último en pixelarse”

Enlaces recomendados:

Más sobre la obra de Regina Giménez
Website de Lin May Saeed
Website de Lili Reynaud-Dewar
Website de Eduardo Navarro
Website de Barbara Kasten
Website de Teresa Solar Abboud
Website de Ramaya Tegegne
Website de Eva Fábregas
Website de Álvaro Urbano

 

Anuncios

La realidad cambiante: Arco 2014

Todos tendemos a pensar que vemos las cosas como son, que somos objetivos. Pero no es así. Vemos el mundo, no como es, sino como somos nosotros o como se nos ha condicionado para que lo veamos. Cuando abrimos la boca para describir lo que vemos, en realidad nos describimos a nosotros mismos, a nuestras percepciones, a nuestros paradigmas.

Stephen Covey

cabecera_

Si hubiera una consigna que pudiera englobar las obras expuestas en Arco 2014, sería la de la realidad cambiante. Las propuestas ofrecen una percepción de esa realidad en la que el instante y la ubicación del espectador son fundamentales para la “recepción” del mensaje que transmite la obra. Una misma propuesta artística ofrece múltiples posibilidades de lectura para cada observador. Estas posibilidades para ser descubiertas exigen, a veces de manera sutil y otras más evidente, que se produzca una interacción con el visitante.

obturador_emancipado_nancy_la_rosa the_instant_jose_maria_sicilia hacia_blanco_guillermo_mora
Nancy La Rosa. “Obturador emancipado”
José María Sicilia. “The instant”.
Guillermo Mora. “Hacia blanco”.
just_before_dark__anni_leppala jenny_holzer primero_una_montana_freymann
Anni Leppälä. “Just before dark (girl with red ribbon)”
Escultura de Jenny Holzer.
Alejandra Freymann. “Primero una montaña”.

En algunas propuestas, la realidad cambiante va sucediendo a través del movimiento. Estructuras que giran realizando dibujos en la arena, bloques de pigmento que van rotando para dar lugar a distintas formas. Cada instante ofrece una visión diferente, inestable. Aunque en esencia la propuesta artística siga siendo la misma, su identidad no es única, sino múltiple, en cuyo caso, ¿podría hablarse de identidad, de pérdida de la identidad o tal vez de una identidad instantánea?

cloud_gates_bubble_machine_david_medalla sand_machine_david_medalla colonias_juan_asensio
David Medalla. “Cloud Gates-Bubble machine”.
David Medalla. “Sand machine”.
Juan Asensio. “Colonias”.
movimiento_virtual_francisco_sobrino signal_eolien_vassilakis_takis manuel_merida
Francisco Sobrino. “Movimiento virtual”.
Vassilakis Takis. “Signal Eolien”.
Obras de Manuel Mérida.

Otras, juegan a reflejar lo que ocurre ante ellas con un filtro coloreado, sufren cambios cromáticos en función de la ubicación del observador, creando una mezcla lumínica de tonos efímera, fugaz.

paragon a_83_centimetros_javier_garcera
Peter Zimmermann. “Paragon”.
Javier Garcera. “A ochenta y tres centímetros”.
evidence_santiago_villanueva polyedre_bleu_julio_le_parc
Santiago Villanueva. “Evidence”.
Julio Le Parc. “Polyedre bleu”

La realidad cambiante también se hace manifiesta cuando una obra es expresada para ser percibida bajo un marco de experiencia diferente, es decir, desde el otro lado. De este modo, se crean, nuevos códigos de comunicación o bien se importan de otros ámbitos para expresar realidades que, normalmente, le son ajenas.

inventario_andrea_canepa traveler_mia_hamari
Andrea Canepa. “Inventario”.
Mia Hamari. “Traveller”.
kaarina_kaikkonen otavio_schipper
Obra de Kaarina Kaikkonen.
 Otavio Schipper. “Glasses to Ernst Lanzer”.
mateo_mate proyecto_still_life_monica_bengoa
Mateo Maté. “Montañas de periódicos”.
Mónica Bengoa. “Proyecto Still Life”.

La realidad cambiante conduce, en ocasiones, a la confusión, en la medida que los principios que servían de base a la identidad se tambalean, se vuelven inestables. Otras veces, produce un bloqueo ante la imposibilidad de saber cómo reaccionar a lo imprevisible. Sin embargo, también puede suponer un salto a un nivel evolutivo superior, al igual que ocurre en los sistemas dinámicos cuando el nivel de entropía provoca una alteración importante en las estructuras básicas. Día a día asistimos a un cambio profundo en los principios que sustentan la realidad. El arte lleva años preparándose para dar ese salto y, en ocasiones, ya está dándolo.

unstable_matter_gronlund_nisunen reflection_ville_andersson missing_sejla_kameric
Grönlund-Nisunen. “Unstable matter”.
Ville Andersson. “Reflection”.
Šejla Kamerić. “Missing”.
paramo_barquet_landet_giaconi l_etang_elina_brotherus kin_tony_oursler
Omar Barquet, Mauro Giaconi, José Luis Landet. “Páramo”.
Elina Brotherus. “L´etang”.
Tony Oursler.  “Kin”.

La línea del horizonte

“El cielo aquí es muy extraño. A veces, cuando lo miro, tengo la sensación de que es algo sólido, allá arriba, que nos protege de lo que hay detrás”.

(El cielo protector)

Paul Bowles

cielo_protector
Fotograma de “El cielo protector” de Bernardo Bertolucci.

Viajar ayuda a ordenar las ideas y asea las telarañas que permanecen adheridas a los rincones de la mente. No es necesario elegir un destino exótico, excitante, extranjero, o excesivamente costoso para que tenga lugar la transformación. Bastará con que se produzca un cambio en el horizonte particular de cada uno. En este sentido, el viaje ideal sería aquel que nos condujese al descubrimiento iniciático de la línea del horizonte.

El concepto de horizonte ha llevado a la creación de numerosas expresiones comunes en el lenguaje habitual referidas a una modificación del estilo de vida individual o colectiva: “ha perdido el horizonte”, “buscar nuevos horizontes”… Tanto es así, que la acepción metafórica del término ha arrinconado a su significación más perceptiva debido, principalmente, a los procesos automáticos de la vida en las grandes urbes, vinculados a ciertas rutinas nada propensas a la observación, que definen ciclos temporales cortos y rápidos.

Los traslados que suponen una alteración del horizonte perceptivo-visual van unidos a una evolución en el horizonte interior individual, que puede conducir a una transformación en el modo de enfocar la vida cuando el cambio remueve, con su trascendencia, los principios a los que nos aferramos. Otras veces, la necesidad espiritual de descubrir horizontes novedosos, como respuesta a las inquietudes recientes, lleva a la búsqueda de paisajes inexplorados que proporcionen un asiento visual a las nuevas ideas.

tierra_de_campos lagunas_villafafila
Tierra de Campos
Lagunas de Villafáfila

Tabula rasa

La necesidad de “hacer tabula rasa” es un impulso que todos hemos sentido en alguna ocasión. A lo largo de la historia del arte numerosos artistas han abandonado su lugar de origen en busca de nuevas líneas del horizonte con el objetivo, consciente o involuntario, de exteriorizar su creatividad y plasmar su visión personal o transgresora del mundo.

Van Gogh, Gauguin, Warhol, Barceló… decidieron cambiar de horizonte en un momento crucial de sus vidas. Este “viaje” les permitió hallar un modo personal de expresión a través del cual crearon las obras que hoy son muestra imprescindible de la creatividad artística.

gauguin_paisaje_tahitiano van_gogh_campo_trigo_nubes_tormenta
Paul Gauguin. “Paisaje tahitiano” (1891). Óleo sobre lienzo. 67.95 x 92,39 cm. The Julius C. Eliel Memorial Fund.
Vincent Van Gogh. “Campo de trigo bajo nubes de tormenta” (1890). 50 x 100,5 cm. Van Gogh Museum. Amsterdam.
barcelo_en_mali warhol_flores
Miquel Barceló. “En Mali” (1989). Grabado con mancha de aceite. 50 x 65 cm. Presentado con la edición de lujo del libro “Miquel Barceló in Mali”. Galería Bruno Bischotberger.
Andy Warhol. “Flores” (1970). Serigrafía. Cuatro módulos de 91,5 x 91,5 cm.

Otros artistas buscan perspectivas naturales en parajes pintorescos para desarrollar su actividad creativa de un modo interactivo con el medio. Establecen una relación privilegiada con el entorno seleccionado, que les lleva a intervenir en el paisaje con una intención artística. El resultado supone una alteración de la línea del horizonte de carácter efímero, expuesta a la acción de la erosión y de los fenómenos climatológicos. El empleo de materiales presentes en el paisaje de manera natural y la interacción, respetuosa con el medio ambiente, incluyen a estas manifestaciones artísticas dentro del movimiento denominado Land-Art.

running_fences_christo siembra_trigo_dirigida_oppenheim
Christo y Jeanne Claude. Running fence, Condados de Sonoma y Marin, California. 1972-1976. Fotografía de Wolfgang Volz. © 1976 Christo.
Dennis Oppenheim. Siembra de trigo dirigida, Holanda.
spiral_jetty_smithson lighting_fields_de_maria
Robert Smithson. Spiral Jetty, Rozel Point, Great Salt Lake City, Utah. 1970. © Dia Art Foundation.
Walter De Maria. The Lighting Field, Western New Mexico. 1977. Fotografía de John Cliett. © Dia Art Foundation.

Van Gogh y Gauguin buscaron un horizonte que les ayudase a plasmar su creatividad en un lienzo. Los artistas del Land-Art eligen un panorama para manipularlo en función de su expresividad artística. Los primeros exploran y descubren, los segundos buscan, interactúan y encuentran.


La importancia de la línea del horizonte está íntimamente relacionada con la experiencia perceptiva individual. Todo aquello que percibimos a la altura de los ojos, en el plano del horizonte, ejerce mayor influencia en nuestra vida, ya que se encuentra en el campo visual que abarca nuestro ángulo de visión. Fuera de este ángulo, poseemos una percepción secundaria que nos informa de lo que hay alrededor, aunque no queda registrado perceptualmente en la memoria, en la mayoría de las ocasiones.

La elaboración de imágenes mentales depende, entre otros factores, de la percepción. No es de extrañar, por tanto, que la línea del horizonte y su amplitud sirvan de alimento a la imaginación, al establecimiento de relaciones entre conceptos y a la serenidad espiritual; circunstancias que invitan a detener el tiempo y a la observación del entorno desde un punto de vista reflexivo y filosófico que permite ver claro aquello que estaba enmarañado y ser conscientes de lo que nos pasa desapercibido si caminamos por la vida con orejeras.

Enlaces recomendados:
Van Gogh Museum
Minneápolis Institute of Arts
Dia Art Foundation
Miquel Barceló
Dennis Oppenheim
Robert Smithson
Christo and Jeanne Claude
Buhócratas