Las bases del futuro. Arco 2018

“El futuro depende de lo que hagas hoy”

Mahatma Gandhi

Eduardo Navarro-Instruction from the Sky
Eduardo Navarro. “Instruction from the Sky”. (2016). Frieze Projects, Randall’s Island Park. Galería Nara Roesler.

A lo largo de la historia, la noción de futuro ha ido modificándose en función del número de cambios asimilables por la humanidad y de la rotundidad de éstos. En períodos de bonanza económica y estabilidad social, lo que depara el futuro es una cuestión secundaria. Cuando los principios se tambalean, las conciencias se desdibujan y lo único permanente es un entorno cambiante en una sociedad que duda, el futuro adquiere tal importancia que pasa a convertirse en un ansiado presente con vocación de mañana. Deja de ser un tiempo que está por llegar y se intuye como un entorno cultural, artístico, social, filosófico, científico …. que comienza a construirse en el ahora.

Este futuro, gestado en un presente que prepara el mañana, necesita de ciertos principios para llegar a ser:

  • Espíritu destructivo y constructivo, que permita romper lo que no funciona, mantener lo que es válido y construir sobre buenas bases.
  • Iniciativa, capacidad individual de comenzar proyectos, buscar soluciones.
  • Creatividad, capacidad para generar nuevos conceptos, nuevas formas de asociar los existentes proporcionando soluciones poco habituales.
  • Conciencia activa, actitud participativa en la que se asume que cualquier proceso importante a nivel global tiene su origen a nivel individual.
  • Humildad, capacidad de conocer y asumir las propias limitaciones y hacer notar a los demás las suyas.

El presente

Vivimos una etapa en la que globalidad e individuo son ámbitos falsamente conciliados. La globalidad abarca gran variedad de comportamientos, actitudes, identidades, culturas, visiones, que pugnan entre sí por lograr la preponderancia sobre las demás, aunque esta rivalidad no se manifieste abiertamente. La lucha por el dominio se disfraza de pluralidad, de convivencia, de respeto por el universo ajeno.

El individuo, perdido en esta ambigüedad, se halla en un estado de duda permanente que le lleva a cuestionar cualquier circunstancia. Principios establecidos como válidos son ninguneados. La conciencia social, la búsqueda del conocimiento o la verdad matemática son controvertidos desde un punto de vista subjetivo y arbitrario, no estudiado y avalado. No se trata, por tanto, de la evolución del saber que, impulsada por la curiosidad y la duda científica, llega a nuevas conclusiones desechando las que ya no son válidas gracias a la investigación, el estudio e incluso la casualidad, sino del establecimiento de la opinión individual como principio básico del conocimiento. Existe, por tanto, la creencia de que la autoexpresión, por el hecho de producirse, debe elevarse al rango de saber enciclopédico.

En la sociedad de la globalización, el individuo, con un enorme acceso a la información y más ignorante que nunca, se convierte en el centro de muchos procesos sociales, artísticos, culturales, científicos. Un individuo acrítico que cree actuar en virtud de su libre albedrío, cuando, en realidad, no es más que un eslabón de las redes de información que entretejen el pensamiento global. Un individuo absorto en su individualismo.

Construir el futuro

La sociedad actual es compleja y diversa, necesita de un enfoque que reconozca y permita la manifestación del ser humano en su individualidad y diversidad. Una perspectiva que potencie la conciliación, la convivencia y el establecimiento de vínculos culturales, sociales, científicos, filosóficos, afectivos.

El lenguaje artístico es un canal idóneo para la expresión de la individualidad como sinónimo de lo distinto, lo particular y lo concreto. La dimensión conceptual, poética y discursiva del lenguaje creativo surge como algo inconcluso que encuentra en la obra, su vía de difusión, y en el espectador y su ámbito connotativo, el receptor participativo de su mensaje.

El lenguaje artístico manifiesta universos creativos únicos y vivencias propias que, al expresarse, pueden suscitar una respuesta empática en el observador copartícipe de la obra y transformar la individualidad en un proceso de interacción afectivo-social, por medio del cual la experiencia individual se convierte en un ítem constitutivo de la sociedad.

El lenguaje artístico constituye una vía interesante para construir un futuro deseable. Ahora bien, para que se produzca el salto desde la vivencia individual a la colectiva es imprescindible que el mensaje incompleto inherente a la obra de arte sea asumido por el espectador para que se convierta algo coherente y definitivo.

El futuro es lo que vamos a hacer

Esta premisa es el punto de partida de “El Futuro”, espacio expositivo de ARCO 2018, que engloba las vías creativas por las que se desarrollará la producción artística en el futuro que se gesta ahora.

Las tendencias artísticas incluidas en este espacio apelan a la empatía del observador y a su capacidad de experimentar el lenguaje creativo, más que de interpretarlo. Abordan las siguientes cuestiones:

  • Redefinición de los conceptos enciclopédicos básicos. Transcripción de las nociones definidas en un plano objetivo a otro subjetivo que las reconstruye incorporando vivencias individuales y/o colectivas.
  • Definición de nuevos espacios perceptivos, nuevos entornos de interacción, nuevas geografías que llevan al establecimiento de otros enfoques que tienden a la objetivación de la experiencia individual.
  • Dinámicas que buscan dar visibilidad a colectivos minoritarios, reclamar sus derechos o institucionalizar actitudes, comportamientos, sexualidades o percepciones de la realidad alternativos.
  • Enfoques que abordan las relaciones entre humanos y animales, desde una perspectiva primitivista de armonía primigenia hasta situaciones de enfrentamiento y lucha con alusiones al movimiento por la liberación y derechos de la comunidad animal.
  • Crítica de los procesos rutinarios basados en la repetición de la actividad mundana diaria, en el encorsetamiento burocrático y en los comportamientos provocados por la presión social que anulan por completo el carácter personal, íntimo e individual.

El discurso de las obras que habitan este “futuro que vamos a hacer” apuesta por una democratización del “aura” definida por Walter Benjamin. La esencia de la obra, aquello que la hace única, se aleja ligeramente de la compleja red de significados y referencias de ediciones anteriores, al menos en este espacio conceptual de la feria. Se convierte en algo que el espectador puede experimentar haciéndolo propio, sin necesidad de interpretar códigos o tener nociones avanzadas de arte contemporáneo. La empatía da paso a la confianza y a la seguridad. Comienza a gestarse el futuro.

Algunos artistas presentes en “El futuro es lo que vamos a hacer” en ARCO 2018

Regina Giménez

Regina Giménez-Sin título Regina Giménez-Sin título. Serie Dimensiones comparadas
“Sin título” (2017) Collage y gouache sobre lienzo 100 x 140 cm. © Roberto Ruiz
“Sin título. Serie Dimensiones comparadas” (2016) Gouache sobre papel 95 x 68 cm. © Roberto Ruiz

Barbara Kasten

Barbara Kasten-Parallels I Barbara Kasten-Collision 6E
“Parallels I” (2017). Acrílico fluorescente. 81,5 x 249 x 244 cm
“Collision 6E” (2017). Fujiflex Digital Print Framed. 160 x 122 cm

Eva Fábregas

Eva Fábregas-Picture yourself as a block of melting butter Eva Fábregas-Collapsible units
“Picture yourself as a block of melting butter” (2017). Cortesía de la artista y la Fundació Joan Miró. Barcelona. Tenderpixel.
“Collapsible units” (2014). Cortesía de la artista y García Galería. Madrid. Tenderpixel.

Álvaro Urbano y Petrit Halilaj

Álvaro Urbano y Petrit Halilaj-From the birds Álvaro Urbano y Petrit Halilaj-What comes first
“From the birds” (2015)
“What comes first” (2015)

Eduardo Navarro

Eduardo Navarro-Horses don´t lie Eduardo Navarro-Timeless Alex
“Horses don´t lie” (2013). Objeto performance
“Timeless Alex” (2015). Performance. Surround Audience. New Museum Triennial. New York

Lin May Saeed

Lin May Saeed-The liberation of the animals from their cages IXX Lin May Saeed-Fox
“The liberation of the animals from their cages IXX” (2016)
Herramienta de acero y laca. 196 x 104 x 7 cm
“Fox” (2017). Bronce, laca, avellanas. 140 x 300 x 36 cm
La fine de Babylone. ¡Estoy sorprendido de que estoy tan feliz!

Lili Reynaud-Dewar

Lili Reybaud-Dewar-Live Through That?! Lili Reynaud-Dewar-Live Through That?!
“Live Through That?! (2014). Traje, camisa, espuma, fotografía recortada, cinta adhesiva y vidrio.
“Live Through That?!” (2014). madera, tela, algodón, sábana, bases de mesa, altavoz, amplificador, tinta, reproductor de cd y cd.

OPAVIVARÁ!

Opavivara-Colorbar Opavivara-Espreguiçadeira multi
“Colorbar” (2011)
“Espreguiçadeira multi” (2010)

Teresa Solar Abboud

Teresa Solar Abboud-Being a person you didn´t you were (still) Teresa Solar Abboud-Crushed by pressure
“Being a person you didn´t you were (still)” (2017) Vídeo HD, color, sonido, 1´22´´
“Crushed by pressure, debris” (2017). Tubos de acero galvanizado de 4 cm de diámetro, cuerdas y cerámica rosa esmaltada. 108 x 170 x 60 cm

Patricia Domínguez

Patricia Domínguez-Eres un princeso 4 Patricia Domínguez-Los ojos serán lo último en pixelarse
“Eres un princeso 4” (2013). Lápiz y acuarela sobre papel con objeto de cerámica. 108 x 77 cm
“Los ojos serán lo último en pixelarse”

Enlaces recomendados:

Más sobre la obra de Regina Giménez
Website de Lin May Saeed
Website de Lili Reynaud-Dewar
Website de Eduardo Navarro
Website de Barbara Kasten
Website de Teresa Solar Abboud
Website de Ramaya Tegegne
Website de Eva Fábregas
Website de Álvaro Urbano

 

Ver más allá. Arco 2017 un tiempo después

“La capacidad de percibir o pensar de manera diferente es más importante que el conocimiento adquirido.”

David Bohm

Rosana Antolí-Chaos Dancing Cosmos
Rosana Antolí. “Chaos Dancing Cosmos”. (2017). Manguera de goma y motores de giro. 300 x 300 x 50 cm. Galería Espai Tactel.

Cuando el desarrollo de un acontecimiento ha ejercido una influencia notable en un número importante de personas o, al menos, en uno mismo, resulta conveniente y saludable hacer balance.
¿Qué supone hacer balance? Más allá de la connotación contable, implica realizar un análisis comparativo de los factores que influyen en un fenómeno para extraer conclusiones a nivel presente y aventurar, no con plenas garantías de acierto, la posible evolución de dicho suceso en el futuro.

Arco es un acontecimiento mediático, económico y cultural, capaz de resistir “a la muerte, a la servidumbre, a la infamia, a la vergüenza”, como diría Gilles Deleuze refiriéndose al arte. Como feria, es un barómetro que mide el grado de optimismo de la economía en función de las obras de arte vendidas y adquiridas. Sin embargo, lo realmente interesante es su capacidad como receptáculo expositor de nuevas realidades inventadas por los artistas que muestran sus obras.
En pasadas ediciones, una de las consignas fundamentales recogida en los trabajos expuestos era la de una realidad cambiante, instantánea, fruto de la evolución de la identidad, de la discontinuidad espacio-temporal, el tránsito de un universo objetual a otro procesal y, en consecuencia, la afirmación del movimiento como flujo.
La presente edición mira hacia a la luz. Asume la inestabilidad de la realidad cambiante, se acomoda a ella y, con la confianza que surge del entendimiento, aprende a percibir nuevas relaciones, establecer otros discursos y construir entornos de realidad novedosos.
Ecosistemas, ambientes que surgen de la invención de nuevas maneras de percibir, de saber ver la relevancia de ciertos matices que, por sutiles, pasan desapercibidos a pesar de su capacidad para desarrollar universos novedosos o conceptos sorprendentes. Un trazo en determinado contexto puede ser generador de toda una realidad gráfica, las formas borrosas que se intuyen a través de un cristal translúcido determinan el microcosmos que bulle entre la definición absoluta y la confusión.
No menos importante es la presencia de la geometría, la crítica social, política, la provocación que, de manera transversal, se entrecruzan en los múltiples tapices de realidad expuestos en Arco 2017.

Realidad perceptiva

La percepción es la sensación resultante de la captación de estímulos externos por medio de nuestros receptores sensitivos. Cuando esa sensación se interioriza y se comprende, podemos ir más allá del proceso unidireccional de captación de impresiones y diseccionar la realidad percibida, extrayendo aquellos aspectos susceptibles de reinterpretación.
En algunos casos, el artista investiga el espacio comprendido más allá de la superficie del lienzo, en un afán por desarrollar las estructuras que conforman la armadura de la imagen, su interacción con el color y la importancia del espacio negativo como lugar en el que suceden cosas.

Iván Contreras Brunet-Carres et circles Nº 1 Iván Contreras Brunet-Carres et circles Nº 2 Guillermo Pfaff-Insideout
Iván Contreras Brunet. “Carres et circles Nº 1”. (1969-1970). Rejilla, acrílico y madera. 85 x 80 cm. Galería Isabel Aninat.
Iván Contreras Brunet.”Carres et circles Nº 2″. (1969). Rejilla, acrílico y madera. 85 x 80 cm. Galería Isabel Aninat.
Guillermo Pfaff. “Insideout”. (2015). Esmalte sobre marco de madera y lino. Galería Carles Taché.

Otras veces, la superposición de láminas cromáticas traslúcidas se erige como un proceso, casi ritual, para tejer la sensación de profundidad y alcanzar el color-luz.

Peter Zimermann-D.E.E.P. 5 Peter Zimmermann-Display 5
Peter Zimmermann.“D.E.E.P. 5”. (2012). Resina Epoxy sobre lienzo. 150 x 110 cm. Galería Filomena Soares.
Peter Zimmermann. “Display 5”. (2014). Resina Epoxy sobre lienzo. 150 x 110 cm. Galería Filomena Soares.
Prudencio Irazábal-Sin título #41k Prudencio Irazábal-Sin título #43d
Prudencio Irazábal. “Sin título #41K”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 120 x 80 cm. Galería Pelaires.
Prudencio Irazábal. “Sin título 43D”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 172 x 150 cm. Galería Pelaires.

Existe también un redescubrimiento del concepto de paisaje, concebido como extracto de naturaleza y como ambiente interior o entorno del pensamiento. En ambas vertientes, se produce un enfoque complementario que se nutre del microespacio formado por las minúsculas oquedades de la materia y, cuyo desarrollo, lleva a la creación de una realidad alternativa que respira espiritualidad sensitiva y conceptual. A veces, la invención de esta realidad se manifiesta por medio de pequeñas aberturas espaciales que interactúan con la riqueza matérica de los recursos plásticos y con un grado de percepción privilegiado. Otras, se crean directamente redes cromáticas que, superpuestas en múltiples planos, construyen nuevos campos espaciales.

Soledad Sevilla.
“Nuevas Lejanías I”. (2015).
Óleo sobre tela. 200 x 220 cm.
Marlborough Madrid & Barcelona.
Soledad Sevilla-Nuevas lejanías I
Miriam Bäckstrom-New Enter Image II
Miriam Bäckstrom. “New Enter Image II”. (2016). Tapiz. Galería Elba Benítez.
Juan Navarro Baldeweg.
“Cruz enhilada I”. (2015).
Óleo sobre tela. 200 x 220 cm.
Marlborough Madrid & Barcelona.
Juan Navarro Baldeweg-Cruz enhilada I

Es importante el instante como acontecimiento verdadero en el que confluyen sensaciones diversas, por medio de las que la percepción puede acceder a una zona intermedia. Surge así una realidad abstracta e intemporal en un espacio universal. En ella, el tiempo solo existe como referencia a sucesos, sonidos, sensaciones, colores y formas que se asientan en superficies vaporosas tan intensas e indefinidas como la propia luz, como la propia sombra.

José María Sicilia-El instante José María Sicilia-El instante José María Sicilia-La locura de ver
José María Sicilia. “El instante”. (2015). Galería Meessen De Clerq.
José María Sicilia. “El instante”. (2015). Galería Meessen De Clerq.
José María Sicilia. “La locura de ver”. (2016). Galería Chantal Crousel.

El color se manifiesta como elemento emisor de energía, capaz de incidir en la experiencia perceptiva y desencadenar emociones, sensaciones motrices y sonoras. En ocasiones, la obra existe para dar salida a los movimientos del ánimo provocados por la vivencia cromática. También puede crear una interacción óptica que se traduce en un acontecimiento cinético perceptivo y otras veces la energía que surge de las diversas formas del color sugiere sensaciones acústicas, casi audibles.

Karl Gerstner-Color sound 1C extraversion José María Yturralde-Eunomia
Karl Gerstner. “Color sound 1C extraversion”. (1976). Laca nitro sobre madera. 113,5 x 113,5 cm. Galería Denise René.
José María Yturralde. “Eunomia”. (2015). Acrílico sobre lienzo. 190 x 190 cm. Galería Javier López & Fer Francés.
Carlos Cruz-Díez-Physichromie nº 1879 Jesús Rafael Soto-Gran vibración horizontal
Carlos Cruz-Díez. “Physiochromie nº 1879”. (2013). 100 x 200 cm. Galería Denise René.
Jesús Rafael Soto. “Gran vibración horizontal”. Pintura sobre madera, metal y nylon. Galería Leon Tovar.

Macro-realidad

El espacio plástico de la “macro-realidad” incluye las obras que parecen concebidas por aproximación al detalle, es decir, se ocupa de un entorno de realidad en el que, aparentemente, la uniformidad es la protagonista y el ojo, inquieto por hallar algo que le sorprenda, indaga y encuentra pequeños hallazgos, sutiles variaciones en las que solazarse.
El color, rotundo, poderoso o inventado, se erige como paisaje al mezclarse con diversos materiales y convertirse en textura. Adquiere, de esta forma, la calidad matérica precisa para respirar como si fuese una entidad orgánica o conseguir la dureza y la inmutabilidad de un elemento mineral.

Ángel Alonso-Parcele de jaune de chrome et repères Analia Saban-Graphic Cluster #1 Analia Saban-Graphic Cluster #4
Ángel Alonso.“Parcele de jaune de chrome et repères”. (1987). Técnica mixta sobre madera. 80 x 65 cm . Galería Michel Soskine.
Analia Saban.“Graphic Cluster #1”. (2017). Encaústica y grafito sobre panel. 111,8 x 86,4 x 7,6 cm. Galería Tanya Bonakdar.
Analia Saban. “Graphic Cluster #4”. (2017). Encaústica y grafito sobre panel. 111,8 x 86,4 x 7,6 cm. Galería Tanya Bonakdar.
Yoan Capote-Palangre (muro de mar I) Juan José Cambre-Sin título Antonio Ballester Moreno-Luna
Yoan Capote. “Palangre (muro de mar I)”. (2016). Ganchos, uñas, aceite y pigmento en lino y panel de madera. 102 x 152,5 x 9 cm. Galería Mário Sequeira.
Juan José Cambre. “Sin título”. (2012). Acrílico sobre papel. 175 x 140 cm. Galería Vasari.
Antonio Ballester Moreno. ” Luna”. (2016). Acrílico sobre yute. 146 x 114 cm. Pieza única. Galería Maisterravalbuena.

El instante se muestra por medio de distintas poéticas. A veces, es la forma, absoluta, magnífica e inquietante, la que emerge y conquista el entorno espacial en un momento en el que el transcurso del tiempo se detiene. Otras, el instante es un fluir cíclico, apenas perceptible, en el que las curvas marcan el inicio y el fin al girar, crecer, menguar… Esa breve porción de tiempo puede convertirse en un acontecimiento, un suceso que tiene lugar en una fecha concreta y en determinadas circunstancias, que deja su huella a modo de surcos en el tapiz del devenir, o ser un momento que existe, fugazmente, en virtud de la observación atenta del ojo que cree ver leves toques de color en un paisaje de formas blancas.

Anna-Eva Bergman-Nº 13-1997. Cap bleu Anne Blanchet- CCCCLVII
Anna-Eva Bergman. “Nº 13-1977. Cap bleu”. (1978). Acrílico y papel metálico sobre lienzo. 180 x 142 cm. Pieza única. Galería Jérôme Poggi.
Anne Blanchet. “CCCCLVII”. (2016). Incisiones en plexiglás. 110 x 110 x 4,5 cm. Galería Denise René.
David Rhodes-Sin título. 14.11.16 Guillermo Pfaff-Lighting
David Rhodes. “Sin título. 14.11.16”. (2016). Óleo sobre tela. 115 x 146 cm. Galería Carles Taché / Tat Art Barcelona.
Guillermo Pfaff. “Lighting”. (2016). Cartulinas de colores con papel blanco. 127 x 109 cm. Galería Carles Taché / Tat Art Barcelona.

Micro-realidad

La “micro-realidad” está formada por entornos no visibles a simple vista, de modo que para poder acceder a los tesoros que esconden es necesario emplear aparatos de precisión.
Las formas sinuosas, flotantes, orgánicas, susceptibles de habitar cualquier fluido, son las protagonistas de un micro-universo ordenado más o menos complejo.

Jiri Dokoupil-Sin título Mark Döbeli-Sin título
Jiri Dokoupil. “Sin título”. (2016). Acrílico y tinta sobre tela. 240 x 350 cm. Galería Juana de Aizpuru.
Markus Döbeli. “Sin título”. (2013). Acuarela sobre papel. 46 x 61 cm. Galería Isabella Czarnowska.

A veces, la apariencia formal abandona las dos dimensiones para ser un relieve que sintetiza lo esencial. Micro-estructuras que se pliegan y se desenvuelven sobre sí mismas para dar lugar a organismos fundamentales en espera de combinarse y formar redes organizadas.

Christiane Feser-Partition 39 Guillem Nadal-Sin título
Christiane Feser. “Partition 39”. (2015). Objeto fotográfico tridimensional. Impresiones fotográficas del pigmento mediante inyección de tinta. 140 x 200 x 2 cm. Galería Anita Beckers.
Guillem Nadal. “Sin título. 30,11,16”. (2016). Técnica mixta sobre lienzo. Galería Álvaro Alcázar.

También están presentes las estructuras geométricas como armazón constituyente de la materia, en el que las formas y el ritmo con el que se interrelacionan hacen referencia a una micro-realidad reticular primigenia.

Miguel Rothschild-Contre vents et marées David Tremlett-Form and Rhythm # 5
Miguel Rothschild. “Contre vents et marées”. (2016). Impresión de inyección de tintas perforada. 100 x 148 cm. Bendana | Pinel Art Contemporain.
David Tremlett. “Form and Rhythm #5”. (2014). Pastel sobre papel. 122 x 152 cm. Galería Miguel Marcos.

Realidad gráfica

Lo gráfico engloba varios elementos relacionados con la escritura y con la imprenta, con signos y dibujos. También hace referencia a cualquier representación realizada por medio de líneas.
La realidad gráfica fluye por un mundo alternativo que se independiza del ámbito impreso al tomar conciencia de sí mismo. Las letras se convierten en formas, entidades, criaturas, capaces de expresarse fuera del ámbito tipográfico. La línea deja de ser un elemento que sirve a múltiples propósitos gráficos para transformarse en construcciones, mundos ideales y estructuras autónomas.

Carlos Amorales-Notaciones para el uso en tipografías 16 Pablo Siquier-1611
Carlos Amorales. “Notaciones para el uso de tipografías 16”. (2015). Carboncillo sobre papel. 190,5 x 139 x 4 cm. Galería Pelaires.
Pablo Siquier. “1611”. (2015). Carbón sobre papel. 85 x 180 cm. Galería Ruth Benzacar.
Keith Sonnier-Deutsche Rex (Sel Series) Keith Sonnier-Fa-Sel (Sel Series)
Keith Sonnier. “Deutsche Rex (Sel Series)”. (2004). Neón y argón, transformador. 200 x110 x 6 cm. Galería Forsblom.
Keith Sonnier. “Fa-Sel (Sel Series)”. (1978). Neón y argón, transformador. 207 x 102. Galería Forsblom.

En ocasiones, lo gráfico utiliza objetos cotidianos para crear redes de cuadrículas y patrones que tejen la realidad abstracta por medio elementos concretos, anecdóticos, universales.

Jacob Dahlgren-Body of Colour I Jacob Dahlgren-Subject of Art 1
Jacob Dahlgren. “Body of Colour I”. (2015). Enchufes, panel laminado. 91 x 91 cm. Galería Anhava.
Jacob Dahlgren. “Subject of Art 1”. (2017). Lápices de colores. 17 x 17 x 17 cm. Galería Anhava.

La geometría convive con la realidad gráfica. Ambas se unen en entornos dinámicos que exploran las relaciones entre formas geométricas sencillas, las armonías y contrastes cromáticos y la multiplicidad de combinaciones organizativas que dan lugar a una cadencia rítmica infinita de posibilidades expresivas.

Rasheed Araeen-Opus TA1 Rasheed Araeen-Opus TA2 Rasheed Araeen-Opus TA3 Rasheed Araeen-Opus TA4
Rasheed Araeen. “Opus TA1”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 160 x 160 cm. Galería Baró.
Rasheed Araeen. “Opus TA2”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 160 x 160 cm. Galería Baró.
Rasheed Araeen. “Opus TA3”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 160 x 160 cm. Galería Baró.
Rasheed Araeen. “Opus TA4”. (2017). Acrílico sobre lienzo. 160 x 160 cm. Galería Baró.

Realidad cinética

El modelo de realidad cinética es transitorio y cambiante. En una realidad en movimiento la obra no es única, absoluta y definitiva, sino una entidad dotada de múltiples existencias, de identidades instantáneas que se ponen de manifiesto en cada fragmento del movimiento de planos, formas, colores… Lo único permanente que marca su identidad es el propio suceso cinético y su capacidad de cambio.

Julio Le Parc.
“Sphere blache”. (2001/2006).
Plexiglás, nylon y madera.
220 cm. de diámetro.
Galería Nara Roesler.
Julio Le Parc-Sphere blache
Julio Le Parc-Móvil Continuo Julio Le Parc-Contorsión del círculo en el marco de red Julio Le Parc-Formas en contorsión 8/9
Julio Le Parc. “Móvil continuo”. (1960-1969). Madera, acrílico transparente. 156,5 x 60 x 16 cm. Galería Leon Tovar.
Julio Le Parc. “Contorsión del círculo en el marco de red”. (1968). Caja de metal, motor. 60 x 60 x17 cm. Galería Hans Mayer.
Julio Le Parc. “Formas en contorsión”. (1966). 203 x 53 x 20 cm. Galería Denise René.

El movimiento es un acontecimiento positivo. Si algo comienza a moverse, abandona la rutina para entrar en la senda de la aventura. Las obras cinéticas empatizan fácilmente con el espectador porque despiertan su curiosidad y preludian sucesos sorprendentes y lúdicos. Es por ello que, a pesar de que el cinetismo como recurso expresivo forma parte del arte ya establecido, las obras cinéticas mantienen fresco el sentido experimental con el que surgieron, así como el diálogo con el público por medio de la llamada al juego y la interacción.

Realidad digital

El enfoque de la realidad digital ha modificado la identidad del ser humano que ha evolucionado del “ser uno mismo” a “estar conectado a” o “estar relacionado con”. Es decir, la identidad no viene definida por la personalidad o las características individuales, sino por la capacidad de ser identificado por los demás a través de la interacción y la habilidad para la elaboración de una reputación digital en las redes de información y comunicación. El ser humano existe en la medida que consigue su “minuto de gloria” en la realidad digital.
Los conceptos de espacio y tiempo también son diferentes. El valor intrínseco del momento por su fugacidad o por su componente afectivo se difumina. La realidad está formada por multitud de instantes, a veces espaciados, otras veces superpuestos e independientes entre sí, que han perdido su importancia. La trascendencia de un acontecimiento permanece durante el instante efímero en el que es actual, para ser arrojado al olvido en el instante siguiente o para ser rememorado eternamente por su capacidad de reproducirse una y otra vez. En cualquier caso, lo fundamental acaba convirtiéndose en prosaico.

Daniel Canogar-Ripple El País
Daniel Canogar. “Ripple”. (2017). Proyección creada con vídeos. Programación: Diego Mellado. Galería Max Estrella.

En el ámbito digital, el paisaje es un tejido formado por la combinación aleatoria de una gran cantidad de sucesos dotados de diferentes cantidades de información. Las formas en movimiento, las gamas cromáticas, las estelas que difuminan los contenidos son virtuales, pero dotadas de un grado de realidad que muestra lo que ocurre en el mundo real sin llegar a serlo.

Rafael Lozano-Hemmer-Rebanadora de tiempo bilateral Rafael Lozano-Hemmer-Rebanadora de tiempo bilateral Rafael Lozano-Hemmer-Rebanadora de tiempo bilateral
Rafael Lozano-Hemmer. “Rebanadora de tiempo bilateral”. (2016). Software personalizado, cámara 4k con digitalizador y ordenador. Medidas variables. Pantalla plana de 55 a 100 pulgadas en diagonal. Galería Max Estrella.

No existe el pasado, el presente o el futuro, ya que pueden ocurrir simultáneamente en el tiempo real. Tampoco existe el espacio en cuanto no es relevante dónde se esté, sino que cualquier entidad pueda ser geolocalizable en las redes de información y comunicación.
La realidad digital no es, pero existe. No tiene vida, pero vive.

Realidad situacional

La realidad situacional es aquella que se desarrolla a partir de diferentes puntos de referencia, desde los cuales se realiza una lectura multidisciplinar en diversas direcciones para la búsqueda, modificación y creación de entornos, cuya zona de intervención viene determinada por poéticas expresivas concretas.
Este barrido va encontrando a su paso distintos aspectos de la realidad: sistemas de conocimiento, materiales novedosos, fronteras cambiantes, contextos y universos sorprendentes, el pasado que se hace presente y se actualiza hacia el futuro… de manera que, al confluir con diferentes formas de mirar, produce nuevas áreas de influencia, nuevos entornos accesibles para el espectador, si mantiene una actitud participativa, ya que es su disposición para la interacción lo que concluye la obra de arte y define su identidad.
En ocasiones, la riqueza expresiva de los materiales y su posibilidad de transformación constituyen un punto de referencia a partir del cual se desarrollan áreas de influencia en las que la luz y el sentido del tiempo definen la realidad situacional. La refracción de los haces luminosos en las superficies crean una sensación de profundidad que convierte lo sólido en líquido, la dureza en blandura, lo evidente en misterioso, en inquietud y desasosiego si el material es reflectante como un espejo, ya que el entorno creado es reflejo de múltiples entornos. La expresividad matérica hace referencia a un proceso de elaboración solemne, en el que el transcurso del tiempo carece de importancia, lo que se traduce en la permanencia de la obra en un ambiente intemporal y trascendente.

David Rodríguez Caballero-27 de enero de 2017 Roni Horn-Untitled (“At night, little lights are on in all the rooms, only one yellow light in each room, not to create light but to draw the shadow out of the furniture.”) Not Vital-Head 3
David Rodríguez Caballero. “27 de enero de 2017”. (2017). Acero y latón. 160 x 97 x 48 cm. Pieza única. Galería Marlborough Madrid & Barcelona.
Roni Horn. “Sin título (“At night, little lights are on in all the rooms, only one yellow light in each room, not to create light but to draw the shadow out of the furniture.”). (2016). Vidrio sólido a partir de un molde. 38 cm de altura y 106,7 cm de diámetro. Pieza única. Galería Hauser & Wirth.
Not Vital. “Head 3”. (2014). Acero inoxidable con recubrimiento PVD. 177 x 110 x 130 cm. Galería Forsblom.

El empleo de materias poco usuales para la invención de criaturas de naturaleza orgánica sorprendente sugiere ambientes que oscilan entre lo corpóreo y lo evanescente, lo fáctico y lo poético, que habitan el terreno fronterizo entre lo imaginado y lo real.

Antonio Crespo Foix-Cuadriflora Tomás Saraceno-XO-1 b/M Olafur Eliasson-Global Cooling Lamp
Antonio Crespo Foix. “Cuadriflora”. (2017). Alambre pintado, vilanos y material vegetal sobre base de cristal. 36 x 31 x31 cm. Galería Michel Soskine.
Tomás Saraceno. “XO-1 b/M”. (2016). Metal, cuerda de poliéster, hilo de pesca, paneles negros, hilo de acero. 109 x 101,9 x 105×1 cm. Galería Tanya Bonakdar.
Olafur Eliasson. “Global cooling lamp”. (2006). 35 bulbos halógenos verdes se fijan dentro de un marco geodésico hemisférico. Las bombillas tienen envolturas de vidrio; Las mitades internas junto al soporte son claras y las mitades exteriores están reflejadas. Galería Tanya Bonakdar.

Los trabajos concebidos en una realidad colindante beben de diversas disciplinas, como la música o el teatro, por lo que poseen un marcado sentido escenográfico, en el que cada fragmento hace referencia a múltiples conjuntos, tantos como experiencias acumuladas en la realidad connotativa del espectador.

Suchan Kinoshita-Isofollies Sol Pipkin-Atrapasueños cruzado giratorio
Suchan Kinoshita. “Isofollies”. (2007-2017). Mezcla de materiales, residuos, plástico, aceite. Galería Nadja Vilenne.
Sol Pipkin. “Atrapasueños cruzado giratorio”. (2016). Hilo de hierro cielo, cobre y bronce. 185 x 80 x80 cm. Pieza única. Galería Slyzmud.
Jorge Macchi-Tevere Jorge Macchi-Mapa
Jorge Macchi. “Tevere”. (2006). Cemento. 10 x 500 x70 cm. Galería Continua.
Jorge Macchi. “Mapa”. (2009). Acero, mesa de madera. 10 x 14 x 86 cm. Galería Continua.

La convivencia de varias disciplinas posibilita el diálogo o la confrontación entre ellas. Esta interacción es fundamental para la creación de otras maneras de percibir la realidad, que conducen a nuevos sistemas de conocimiento y nuevas formas de acceder a la información. Estas vías pueden surgir por medio de la descontextualización de los objetos y su inclusión en otros procesos de conocimiento, adquiriendo nuevas funciones, usos o comportamientos, a través de la crítica, como método de acceso a la información, o mediante el cuestionamiento de los estereotipos y la tradición como medio de interacción social.

Cristina Garrido-An Unholy Alliance Lia Perjovschi-Our silence colected in a book Elena Bajo-Sin título
Cristina Garrido. “An Unholy Alliance”. (2016). Revistas de arte, pegamento. Dimensiones variables. Galería 3 + 1 Arte Contemporánea.
Lia Perjovschi. “Our silence colected in a book”. (1989). Collage de texto (recortes sacados de una guía de viaje), pegado en tiras de tela y gyps. 25-30 cm de diámetro. Galería Gandy.
Elena Bajo. “Sin título”. (2016). Poliuretano, plástico. 30 x 30 x 30 cm. Galería Annex 14.

¿Prediciendo el futuro?

La evolución de ARCO, desde el punto de vista artístico, es un reflejo de la agitación que se ha ido produciendo en el ámbito de la expresión artística. En las épocas de mayor incertidumbre, se pone de manifiesto la ausencia de identidad y afirmación frente a un grado mayor de criticismo, piezas efímeras y controvertidas y la provocación como elemento desencadenante de publicidad gratuita y de llamadas poco éticas al mercantilismo.
Lejos de ser un influjo negativo, estos comportamientos constituyen un poderoso resorte que activa el espíritu crítico, la predisposición a la interacción y a la elaboración de juicios por parte del público, actitudes fundamentales, enriquecedoras y que, junto con otros factores, marcan la evolución artística.
La creación de nuevas realidades, otras maneras de percibir, la interrelación entre disciplinas diversas, la posibilidad de crear obras con identidades múltiples, efímeras o instantáneas, así como la introducción de medios y materiales diversos, definen caminos muy transitados aunque con mucha vida por delante, ya que las posibilidades de crecimiento e interacción son infinitas. Estas vías expresivas y creativas exigen un esfuerzo por parte del espectador, que debe abandonar el estado pasivo y confortable del arte representativo para adentrarse, con espíritu participativo y empático, en el intrincado laberinto de la autorreferencialidad.
En este punto, la evolución del arte puede oscilar entre dos grandes vías de interacción. Una opción que precise un nivel superior de comprensión, apelando a un crecimiento de la complejidad en la red de significados y referencias, las estructuras sociales y comunicativas. Otra posibilidad, basada en el desarrollo de la experiencia interactiva con el espectador, mediante el empleo de medios digitales y buscando la expansión de la actitud lúdica en el feedback.
La primera alternativa puede llevar a la obra de arte a la “lejanía”, término empleado por Walter Benjamin para definir el aura. La segunda, según Benjamin, sería un “acercarse a las cosas” para demoler el aura y llevar a la experiencia artística a la homogeneidad, perdiendo su condición de unicidad (“La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica”. Capítulo IV.- “La destrucción del aura”).

Enlaces recomendados:
– Sobre Miriam Bäckstrom y lo oculto visible (masdearte.com)
– Las mareas emocionales de Roni Horn (El País)
– Sobre Roni Horn (artobserved.com)
– Soledad Sevilla, rendijas del paisaje (elcultural.com)
– Not Vital, paradojas materiales (masdearte.com)
– David Rhodes: “I Paint Myself Out Of The Paintings” (artcritical.com)
– Los intercambios críticos de Lia y DanPerjovschi (makma.net)
– Abstraerse en la obra escultórica de David Rodríguez Caballero (columnacero.com)
– Jesús Rafael Soto (perrotin.com)
– Sol Pipkin (macheteart.com)
– La autorreferencialidad de la experiencia estética (Fedro. Revista de Estética y Teoría de las Artes. Nº 9. Abril 2010)

De la autopoiesis al arte cinético y tecnológico (I)

“El sufrimiento del hombre no se debe a la falta de certidumbres, sino a la de la confianza. Hemos perdido la confianza en el mundo y, como perdimos la confianza, queremos control y, como queremos control, queremos certidumbre y, como queremos certidumbres, no reflexionamos…”

Humberto Maturana

Anthony Howe. “About Face”.
Cobre, Acero inoxidable.
224 cm (alto) x 157 cm (ancho) x 152 cm (fondo).
100 paneles de cobre individualmente equilibrados y ponderados que se mueven con el viento, algunos por sí mismos y otros por el giro de tazas de acero inoxidable.
anthony_howe_about_face

El término autopoiesis hace referencia a la capacidad de un sistema para reproducirse y mantenerse por sí mismo, subordinando cualquier cambio a la conservación de su propia organización, lo que le proporciona una identidad independiente de las interacciones que pueda llevar a cabo con un observador o de los intercambios que tengan lugar con su entorno.

Los seres vivos son sistemas autopoiéticos, capaces de mantener su organización frente a los “ataques” del entorno y de efectuar modificaciones a nivel interno para conservar su identidad sistémica y biológica. Por medio del metabolismo, pueden reparar sus estructuras, crear otras nuevas, destruir las que no son útiles y perpetuarse a sí mismos. En la función metabólica tienen lugar diversos flujos de materia y energía que se traducen en una serie de intercambios a nivel interno y también con el exterior.

La capacidad de interactuar con el entorno y de conectar causalmente con lo que le rodea convierte al ser vivo y, por tanto, al ser humano en un sistema abierto. La autopoiesis le confiere autonomía e identidad a nivel biológico y la condición de sistema abierto lo ubica como un ente organizado e imprevisible, capaz de desarrollar su comportamiento y planear estrategias para la consecución de objetivos o de actuar arbitrariamente sin motivo aparente.

No es fácil ser un sistema abierto

Es tranquilizador ser un organismo autopoiético, capaz de conservar su identidad biológica o, dicho de otro modo, de mantenerse vivo. Sin embargo, no es sencillo ser un sistema abierto. La interacción con los demás sistemas, la manipulación de la sociedad de la información, la adaptación a situaciones adversas, entre otros factores, pueden romper la membrana existencial y, aunque nuestra autonomía biológica permanezca, nuestra identidad como estructura compleja puede verse afectada.

El ser humano y la materia han ido perdiendo la esencia que los ubicaba como entes unitarios, individuales, definidos… Ahora son conjuntos de procesos que fluyen y se relacionan entre sí y con el entorno. La identidad como estructura compleja viene a ser una organización de redes conectadas entre sí por medio de la función metabólica e interrelacionadas con las redes de otras estructuras sencillas y complejas en un intercambio de datos, energía, información, conocimiento, etc. En este universo en el que todo fluye, lo único permanente es la transitoriedad.

ART+COM.. “Kinetic Rain”. (2012). Instalación: 608 gotas de aluminio revestidas de cobre, alambre de acero fino, motores y equipo informático. Changi Airport, Singapur. art_com_kinetic_rain

El tiempo no es uno, sino varios

En el ámbito de la física clásica, el tiempo y el espacio existían como conceptos absolutos, con independencia del espectador o de cualquier sistema de referencia. Hoy sabemos que el tiempo y la posición en el espacio del observador respecto del objeto son fundamentales para su medida y su valoración.

reloj_espiralLa definición de un sistema de referencia válido se complica porque no es posible establecer un origen de tiempos que sirva para cualquier observador independientemente de la posición en el espacio en el que se encuentre. Las mediciones efectuadas son, por tanto, relativas y cada observador tiene un tiempo propio. En virtud de esta relatividad, muchos fenómenos no son mensurables ya que el sistema de referencia no es válido, el observador forma parte de lo observado.

El tiempo real es cada uno de los instantes válidos para una posición en el espacio. La suma de los instantes reales de cada punto genera el tiempo común, generacional, vital que, aunque tiende al tiempo absoluto, no puede entenderlo al igual que una partícula de plancton no puede asumir la totalidad del océano.

El movimiento es un flujo

Un objeto se mueve si se produce un cambio de posición en el tiempo con respecto al sistema de referencia. En un universo constituido por procesos, no por objetos, el movimiento es un flujo en el que se entrecruzan múltiples hilos motrices, constituidos, cada uno de ellos, por todos los instantes posicionales referenciados a su observador. En este conjunto el cambio de ubicación define nuevos vínculos entre objeto y espectador y altera las relaciones existentes entre los diversos intervalos instantáneos de movimiento.

Alexander Calder.
“Vertical Foliage”. (1941).
Chapa, alambra y pintura.
135,9 × 167,6 cm.
Calder Foundation.
alexander_calder_vertical_foliage

En un sistema de referencia cartesiano, el movimiento termina por convertirse en un fenómeno predecible, repetitivo, carente de aleatoriedad. En una concepción cinética infinitesimal cada punto motriz está lleno de posibilidades. Impredecible, el movimiento es un mecanismo evolutivo en búsqueda de nuevos vínculos.

No existen metas ni objetivos

En un universo en el que coexisten varios tiempos y cada uno de ellos no es un fenómeno cíclico o lineal, sino puntual, no tiene sentido hablar de metas ni de la consecución de objetivos. El tiempo fluye, pero no se dirige a ningún destino. Cada instante es un acontecimiento, importante en sí mismo, pero separado del punto temporal siguiente por rupturas y discontinuidades. No existe una regularidad estructural con la continuidad necesaria para un enfoque causal del tiempo. La ausencia de cohesión impide la existencia de pasado, presente y futuro. La experiencia vital es una recopilación de fenoménos instántaneos en tiempo presente, jerarquizados, tanto individual como socialmente, en virtud de su grado de empatía con el observador.

sin_metas

La incertidumbre lo invade todo

El individuo se percibe a sí mismo, como tal, por oposición a los demás y al entorno. Tiene la certeza de ser una entidad organizada e indivisible y, esta circunstancia, le permite explorar lo que está fuera de él, marcando zonas de encuentro y de desencuentro, es decir, controla el modo en el que se relaciona consigo mismo y con lo que le es extraño. Este control se traduce en certidumbre, la certidumbre en confianza y ésta en avance.

Giacomo Sabatini.
“Pulmón”. (2005).
Cables de colores y madera.
50 x 40 x 80 cm.
giacomo_sabatini_pulmon

Si el concepto de individuo se disuelve, la certeza se transforma en incertidumbre y la confianza en duda. La red de procesos e intercambios que es ahora se conecta con otras redes y se expande, pierde certidumbre y su identidad es absorbida por una superestructura de mayor envergadura que se apropia del control.

Un nuevo enfoque

La pérdida de la identidad individual, la multiplicidad espacio-temporal, el movimiento aleatorio, la ausencia de finalidad y la incertidumbre necesitan una reorganización coherente para asumir un nuevo concepto de control y reconstruir la confianza en el universo:

  • El ser humano, como ente constituido por una serie de procesos interconectados en red, ha abandonado una identidad basada en “ser uno mismo” para adoptar otra que se origina en la capacidad de interactuar, es decir, de “estar conectado a” o “estar relacionado con”.
  • El tiempo absoluto es inasumible para el ser humano. El tiempo real está formado por multitud de instantes, espaciados entre sí, y a veces superpuestos e independientes de su ubicación en el espacio. Es por ello, que el observador adquiere la facultad de la “telepresencia” en la medida que puede interactuar en distintos intervalos temporales desde la misma ubicación gracias a la tecnología y a Internet.
  • La recuperación del control y de la certidumbre se relaciona con la creación de entornos en los que el grado de aleatoriedad sea asumible, aunque su nivel de realidad pertenezca al ámbito de lo virtual.
  • Otra posibilidad es relativizar la importancia del control, introduciendo variables dotadas de cierta dosis de improvisación sin caer en el desorden. El juego propicia un ambiente lúdico en el que lo importante pierde su condición de absoluto y alimenta la confianza del jugador por medio de su adaptación a lo inesperado.

Estas premisas, constructoras de nuevas realidades, entornos y vías de comunicación, encuentran su expresión estética en diversas manifestaciones artísticas. Desde Marcel Duchamp, el movimiento, el concepto de realidad instantánea y el interés por la tecnología, el azar y el enfoque lúdico del proceso artístico, han abierto el alcance y el ámbito de interacción del proceso creativo. Este concepto de campo expandido, en el que la autopoiesis se convierte en sistema abierto a nivel artístico, se refleja en el arte cinético, luminoso, digital y cibernético.

El movimiento como base de la autopoiesis. Arte cinético

El arte cinético propone un modelo de realidad transitorio y cambiante. Su objetivo no es mostrar una obra única, absoluta, definitiva, sino una entidad dotada de múltiples existencias, de identidades instantáneas que se ponen de manifiesto en cada fragmento del movimiento de planos, formas, colores… Es  el propio cinetismo de cada obra lo que la define y marca su identidad. Su capacidad de cambio regula sus procesos. Es el movimiento quien la organiza y la mantiene como sistema autopoiético.

Las obras cinéticas poseen un marcado carácter experimental lo que posibilita que el espectador pueda acceder al proceso de su creación y concluirlo en el instante que la percibe y la asume.

El artista cinético busca la sorpresa del espectador. Tanto en el movimiento visual generado a través de efectos ilusorios a nivel óptico, como en el producido por medio de motores o por la influencia de agentes naturales, desea fomentar la participación activa en la percepción y el disfrute de la obra. Sumerge al observador en una realidad relativa en la que el componente lúdico le invita a interactuar en un entorno que, aunque inesperado, se vuelve confiable mediante la adaptación y la capacidad de improvisación.

Julio Le Parc

La obra de Julio Le Parc se basa en el concepto de arte-espectáculo y de espectador-activo. Tomando como punto de partida las investigaciones cinéticas y las propuestas del arte óptico, comenzó a experimentar con la forma, el color, la composición, la luz… para conseguir crear una inestabilidad visual en el espectador que le llevara de la pasividad a la reacción y al replanteamiento perceptivo. Para llegar a esta interacción entre la obra y el observador, el artista debe manejar la noción de programación, entendida como la previsión de desarrollo de la obra, la determinación de sus posibilidades en el espacio y en el tiempo y la aproximación a las variables aleatorias que puedan surgir de la relación establecida con el espectador. En función de esta interacción, el observador puede convertirse en espectador-obra, espectador-intérprete, espectador-estimulado-activado, espectador-desplazamiento….

julio_le_parc_placas_separacion_reflectantes julio_le_parc_modulation_62 julio_le_parc_alquimia_202
Julio Le Parc. “Placas de separación reflectantes”. (1966). Láminas de lumalina. 224 x 260 x 80 cm.
Julio Le Parc. “Modulation 62”: (1976). Acrílico sobre lienzo. 195 x 130 cm.
Julio Le Parc. “Alquimia 202”.  Acrílico sobre lienzo. 150 x 150 cm

Jesús Rafael Soto

El objetivo principal de las obras de Jesús Rafael Soto es lograr el encuentro entre el espectador y la obra de arte en una relación simbiótica, que constituye un todo continuo de materia, espacio y tiempo. Soto considera el espacio como un fluir sin límites que lo llena todo, de manera que una obra no es ni siquiera eso, sino más bien una idea de espacio que se materializa en una escala y ubicación cualesquiera.

En el universo artístico de Jesús Rafael Soto los objetos son rellenados por el espacio. La existencia de cada uno viene definida por la delimitación espacial que ocupan, su escala, su posición y el instante de tiempo en el que convergen todas estas variables en una realización material concreta. La estructura materia-espacio-tiempo se hace perceptible a través del movimiento y éste surge del juego que tiene lugar entre la obra de arte y el espectador, entre el hombre y el mundo.

 jesus_rafael_soto_penetrable  jesus_rafael_soto_esfera_caracas  jesus_rafael_soto_extension_amarilla_y_blanca
Jesús Rafael Soto. “Penetrable. (1982). Ensamblaje. Madera pintada e hilos de goma de silicona. 485 x 787 x 867 cm. Museo Reina Sofía. Madrid.
Jesús Rafael Soto. “Esfera Caracas”. (1974). Acero y tubos de aluminio y poliuretano. Ø8 m. Instalada en 1996 en la autopista Francisco Fajardo de Caracas.
Jesús Rafael Soto. “Extensión amarilla y blanca”. (1979). Ensamblaje. Contrachapado de madera, alambre de hierro y pintura. 50 x 300 x 900 cm. Museo Reina Sofía. Madrid.

Eusebio Sempere

Eusebio Sempere descubrió en la geometría la estructura interna sobre la que se construye la forma en todas sus manifestaciones, lo que le valió el sobrenombre de “poeta de la geometría”. Su obra se caracteriza por la serenidad que proporcionan las formas geométricas y por una visión estructurada de la vida y del universo.

Las líneas, elementos básicos en la construcción de su particular universo creativo, se unen a una especial sensibilidad por la luz para dar lugar a conjuntos gráficos y escultóricos en los que el protagonista es el movimiento. Vibraciones, giros y desplazamientos que surgen a partir de efectos e ilusiones ópticas rigurosamente estudiados y desarrollados por Sempere. El sentido del ritmo en la disposición de las formas unido al manejo de la luz dan lugar a obras dotadas de una sutil expresividad sonora y musical.

eusebio_sempere_almendros_hojas_nuevas eusebio_sempere_ley_de_la_buena_forma eusebio_sempere_primavera
Eusebio Sempere. “Ya tenían los almendros hojas nuevas”. (1978). Serigrafía sobre papel Guarro Super Alfa. 70 x 52’5 cm. Mancha: 47 x 32’3 cm. 17 tintas. Colección Sempere. Museo Arte Contemporáneo de Alicante.
Eusebio Sempere. “Ley de la buena forma”. (1968). Relieve luminoso móvil. Motor y bombillas de colores. Ø110 cm. Museo Reina Sofía. Madrid.
Eusebio Sempere. “Primavera”. (1988). Serigrafía sobre papel.  58’8 x 44 cm. Mancha: 42’5 x 30 cm. 14 tintas. Colección Arte Siglo XX. Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.

Keiji Kawashima

El artista japonés Keiji Kawashima estudió Ciencias Físicas antes de dedicarse a la escultura. Sus obras demuestran un gran conocimiento de los fenómenos físicos y del ritmo, la velocidad, las secuencias, el orden o la proporción, con que se producen esos fenómenos.

Utilizando sencillos mecanismos, construye conjuntos cinéticos que son un reflejo de los ritmos y procesos que podemos observar en la Naturaleza. Conceptualmente, sus estructuras en movimiento son la materialización de la luz, el aire, el agua, la materia y la energía, elementos que se combinan y autorregulan para mantener el fluir universal en equilibrio, entre el caos y el orden.

keiji_kawashima_entre_el_caos_y_el_orden keiji_kawashima_movement_of_a_moment
Keiji Kawashima. “Entre el caos y el orden”. (2004). 124 ventiladores eléctricos, discos de aluminio y veletas. Medidas variables.
Keiji Kawashima. “Movement of a moment”. (2005). 194 tubos de acero, 99 piezas de encaje de hierro, 2 cables de acero, 4 tensores, un motor y 112 piezas de hierro. Centro de Arte Dos de Mayo. Móstoles. Madrid.

George Rickey

George Rickey abandonó la pintura para dedicarse a la creación de esculturas cinéticas. Su amor por la ingeniería y la mecánica, unido a su formación y experiencia artística, le llevó a la construcción de esculturas formadas por piezas de metal que se ponían en movimiento por la acción del viento más leve.

La geometría es la protagonista formal de sus obras. Cuadrados, triángulos, líneas, cubos… giran, oscilan, describiendo un volumen escultórico cambiante en cada instante de su desplazamiento.

En contra del movimiento motorizado, sus esculturas reflejan los ritmos y cadencias de la Naturaleza por medio de la aplicación de principios físicos, la gravedad, el equilibrio y el impulso. El movimiento resultante es suave e impredecible y resulta hipnótico para el espectador debido a la cadencia y variación aleatoria de la secuencia cinética, similar a la oscilación de las hojas de los árboles o al vaivén de las olas del mar.

george_rickey_interview_1 george_rickey_crucifera_3 george_rickey_two_open_triangles_learning
George Rickey. “Interview I”. (1961). Acero inoxidable, bronce y cobre. 56 x 20 x 10 cm. Marlborough Gallery. New York
George Rickey. “Crucífera III”. (1964). Acero inoxidable. 63,5 x 172,72 x 60,96 cm. Vero Beach Museum of Art. Florida.
George Rickey. “Two open triangles learning II”. (1992). Acero inoxidable.

Anthony Howe

Las esculturas de Anthony Howe poseen el atractivo hipnótico de aquello que, aunque desconocido, ejerce una poderosa atracción en virtud de una familiaridad instintiva de carácter orgánico. Sus obras, siempre en movimiento, sugieren entes orgánicos, formas procedentes de un ecosistema desconocido o de un proceso evolutivo paralelo.

Según Howe, cada pieza surge de la intersección de la inspiración artística con la complejidad mecánica. El diseño de cada elemento en metal y su ensamblaje con el resto está pensado para aguantar vientos de 90 km/h y asimismo oscilar levemente con una brisa suave durante cientos de años. Son creadas para permanecer y convertirse en testigos de los ciclos evolutivos de la naturaleza y protagonistas de la naturaleza misma, ya que su existencia cinética depende de la oscilación del viento y de la incidencia de la luz.

anthony_howe_my_fathers_inluence anthony_howe_octo anthony_howe_switchback
Anthony Howe. My father´s influence. Acero inoxidable y espejos. 500 x 195 x 71 cm.
Anthony Howe. “Octo”. Acero inoxidable. 530 x 220 x 100 cm. 
Anthony Howe. “Switchback”. Acero inoxidable. 285 x 152 x 87 cm.

Theo Jansen

Las esculturas de Theo Jansen son organismos autopoiéticos en el sentido más estricto del término: se mueven, se alimentan y toman decisiones para mantenerse “vivos” en un entorno a veces hostil. Fusión de arte e ingeniería, las “strandbeest” (bestias de la playa) son seres vivientes cuyo metabolismo se basa en los tubos de PVC del mismo modo que las proteínas son la base de nuestra estructura biológica.

Jansen imaginaba criaturas vivas que, en un principio, creaba virtualmente en su ordenador. Cuando el tubo de plástico utilizado como recubrimiento en instalaciones eléctricas llegó a su vida, el artista pudo materializar esas criaturas y gracias a un algoritmo de 13 números, generado en su Atari, pudo establecer las medidas y las distancias entre articulaciones para que el movimiento fuera posible y estable.

Las strandbeest se alimentan del viento que sopla en las playas holandesas, no necesitan comer, pero sí necesitan el viento para mantenerse vivas. Las ráfagas fuertes constituyen una amenaza, por lo que, ante esta circunstancia, pueden enterrarse parcialmente para evitar ser arrastradas o volcar. Aunque su ecosistema ideal es la arena de la playa, deben evitar el agua y las dunas. Cuando se aproximan peligrosamente a ellas, son capaces de retroceder para evitar quedar ancladas e inmóviles.

theo_jansen_animaris_currens_ventosa theo_jansen_rhinoceros theo_jansen_animaris_percipiere_rectus
Theo Jansen. “Animaris Currens Ventosa”.
Theo Jansen. “Animaris Rhinoceros”.
Theo Jansen. “Animaris Percipiere Rectus”. 

El carácter mutable y lúdico del arte cinético introduce al espectador en una relatividad que le invita a explorar nuevos entornos y posibilidades sin estar “atado” a una realidad sobre la que ha perdido el control que le daba seguridad. La interacción con la obra cinética genera una relación materia-espacio-tiempo específica, que se modifica en cada instante, reflejo del carácter efímero de una realidad cambiante que el espectador ayuda a crear y sobre la que ejerce un control. Este protagonismo, como observador-activo, disminuye el sentimiento de incertidumbre ante lo inesperado y le motiva a creer en un nuevo enfoque del mundo.

Bibliografía:
Catálogo de la exposición “Los cinéticos”. Museo de Arte Reina Sofía.
Popper, Frank. “Arte, acción y participación. El artista y la creatividad de hoy”. Akal/Arte y estética. Madrid. (1989).
Bauman, Zygmunt. “Arte, ¿líquido?”. Ed. Sequitur. (2007).
Maturana, Humberto. Varela, Francisco. “De máquinas y seres vivos. Autopoiesis. La organización de lo vivo”. Ed. Lumen Humanitas. (2004).

Enlaces recomendados:
Sobre Marcel Duchamp
Entrevista con Julio Le Parc
Vídeo sobre la obra de Jesús Rafael Soto
Eusebio Sempere en la Fundación Juan March
Eusebio Sempere en el Museo Reina Sofía
Art Futura y Theo Jansen
Sobre la obra de Theo Jansen
Cuaderno para profesores de Theo Jansen

La realidad cambiante: Arco 2014

Todos tendemos a pensar que vemos las cosas como son, que somos objetivos. Pero no es así. Vemos el mundo, no como es, sino como somos nosotros o como se nos ha condicionado para que lo veamos. Cuando abrimos la boca para describir lo que vemos, en realidad nos describimos a nosotros mismos, a nuestras percepciones, a nuestros paradigmas.

Stephen Covey

cabecera_

Si hubiera una consigna que pudiera englobar las obras expuestas en Arco 2014, sería la de la realidad cambiante. Las propuestas ofrecen una percepción de esa realidad en la que el instante y la ubicación del espectador son fundamentales para la “recepción” del mensaje que transmite la obra. Una misma propuesta artística ofrece múltiples posibilidades de lectura para cada observador. Estas posibilidades para ser descubiertas exigen, a veces de manera sutil y otras más evidente, que se produzca una interacción con el visitante.

obturador_emancipado_nancy_la_rosa the_instant_jose_maria_sicilia hacia_blanco_guillermo_mora
Nancy La Rosa. “Obturador emancipado”
José María Sicilia. “The instant”.
Guillermo Mora. “Hacia blanco”.
just_before_dark__anni_leppala jenny_holzer primero_una_montana_freymann
Anni Leppälä. “Just before dark (girl with red ribbon)”
Escultura de Jenny Holzer.
Alejandra Freymann. “Primero una montaña”.

En algunas propuestas, la realidad cambiante va sucediendo a través del movimiento. Estructuras que giran realizando dibujos en la arena, bloques de pigmento que van rotando para dar lugar a distintas formas. Cada instante ofrece una visión diferente, inestable. Aunque en esencia la propuesta artística siga siendo la misma, su identidad no es única, sino múltiple, en cuyo caso, ¿podría hablarse de identidad, de pérdida de la identidad o tal vez de una identidad instantánea?

cloud_gates_bubble_machine_david_medalla sand_machine_david_medalla colonias_juan_asensio
David Medalla. “Cloud Gates-Bubble machine”.
David Medalla. “Sand machine”.
Juan Asensio. “Colonias”.
movimiento_virtual_francisco_sobrino signal_eolien_vassilakis_takis manuel_merida
Francisco Sobrino. “Movimiento virtual”.
Vassilakis Takis. “Signal Eolien”.
Obras de Manuel Mérida.

Otras, juegan a reflejar lo que ocurre ante ellas con un filtro coloreado, sufren cambios cromáticos en función de la ubicación del observador, creando una mezcla lumínica de tonos efímera, fugaz.

paragon a_83_centimetros_javier_garcera
Peter Zimmermann. “Paragon”.
Javier Garcera. “A ochenta y tres centímetros”.
evidence_santiago_villanueva polyedre_bleu_julio_le_parc
Santiago Villanueva. “Evidence”.
Julio Le Parc. “Polyedre bleu”

La realidad cambiante también se hace manifiesta cuando una obra es expresada para ser percibida bajo un marco de experiencia diferente, es decir, desde el otro lado. De este modo, se crean, nuevos códigos de comunicación o bien se importan de otros ámbitos para expresar realidades que, normalmente, le son ajenas.

inventario_andrea_canepa traveler_mia_hamari
Andrea Canepa. “Inventario”.
Mia Hamari. “Traveller”.
kaarina_kaikkonen otavio_schipper
Obra de Kaarina Kaikkonen.
 Otavio Schipper. “Glasses to Ernst Lanzer”.
mateo_mate proyecto_still_life_monica_bengoa
Mateo Maté. “Montañas de periódicos”.
Mónica Bengoa. “Proyecto Still Life”.

La realidad cambiante conduce, en ocasiones, a la confusión, en la medida que los principios que servían de base a la identidad se tambalean, se vuelven inestables. Otras veces, produce un bloqueo ante la imposibilidad de saber cómo reaccionar a lo imprevisible. Sin embargo, también puede suponer un salto a un nivel evolutivo superior, al igual que ocurre en los sistemas dinámicos cuando el nivel de entropía provoca una alteración importante en las estructuras básicas. Día a día asistimos a un cambio profundo en los principios que sustentan la realidad. El arte lleva años preparándose para dar ese salto y, en ocasiones, ya está dándolo.

unstable_matter_gronlund_nisunen reflection_ville_andersson missing_sejla_kameric
Grönlund-Nisunen. “Unstable matter”.
Ville Andersson. “Reflection”.
Šejla Kamerić. “Missing”.
paramo_barquet_landet_giaconi l_etang_elina_brotherus kin_tony_oursler
Omar Barquet, Mauro Giaconi, José Luis Landet. “Páramo”.
Elina Brotherus. “L´etang”.
Tony Oursler.  “Kin”.

¿Por qué el arte se volvió digital?

“Todo cambia nada es”

Heráclito de Éfeso
(540 a.C.-470 a.C.)

rio_que_fluye

Según la física cartesiana, la realidad material se estructura siguiendo un orden explicado. El mundo se manifiesta como un conjunto de objetos permanentes, sustanciales, independientes unos de otros, de modo que cada uno ocupa su región particular del espacio (y del tiempo) sin invadir el lugar en el que están los demás.

Este ordenamiento de la mecánica clásica resulta insuficiente para la Física del siglo XX con la formulación de la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica. A nivel subatómico, las partículas presentan dos cualidades la superposición y el entrelazamiento. Gracias a la primera, pueden estar en múltiples lugares al mismo tiempo, por lo que no se puede establecer una localización predecible para un elemento concreto. Por el entrelazamiento, todos los componentes de un sistema se influyen unos a otros sin que sea preciso el contacto entre ellos. Al interactuar con un fenómeno para proceder a su estudio, establecemos un puente de contacto en virtud del cual accedemos a la percepción del entorno en el que sucede en un momento puntual. En este instante, es real puesto que contactamos con sus circunstancias, pero desconocemos qué ocurrirá en el intervalo siguiente. Se trata, por tanto, de una realidad relativa.

La teoría de la relatividad afirma que el tiempo es relativo al observador que lo mide. El movimiento “absoluto” puede determinarse y medirse sin que se precise ninguna referencia externa al objeto que se mueve. Sin embargo, esta posibilidad no existe, puesto que la condición de movimiento está vinculada con el tiempo y éste, a su vez, depende del observador como punto de referencia. No es posible, hasta el momento, llevar a cabo ningún experimento mecánico que pueda revelar el estado de movimiento del observador, que no sería más que un punto de referencia relativo.

El orden implicado

En vista de que una concepción fragmentaria de la realidad no tiene sentido teniendo en cuenta los cambios introducidos por la mecánica cuántica y relativista, el físico estadounidense David Bohm propone su teoría del orden implicado. Según Bohm, el universo es una totalidad no dividida. La existencia está “plegada” dentro de cada región del espacio (y del tiempo). Cualquiera de los elementos o partes que consideremos contiene la estructura plegada del todo y se encuentran intrínsecamente relacionados con la totalidad. En el orden implicado, las partículas y los cuerpos no son más que procesos o sucesos. El protagonismo es de los procesos y no de las cosas; el universo es una totalidad en movimiento. El movimiento real es un flujo cuyos elementos se mezclan de manera similar a las notas de una melodía; no viene definido por el cambio de ubicación en el espacio o en el tiempo, sino por el grado en que los elementos están implicados con los demás y con el todo.

matrioska

Considerado por Bohm como una categoría especial de orden generativo, el orden implicado afecta a la biología, el conocimiento y el orden global de la sociedad y al ser humano como individuo. El orden generativo es inmanente, va intrínsecamente unido a la esencia misma de las cosas. Es de carácter profundo y dinámico, (no caótico) y permite percibir de manera creativa las relaciones entre las formas y las estructuras de la realidad más allá de los límites objetuales.

La teoría del caos

El orden generativo, como productor de sistemas dinámicos, está relacionado con la teoría del caos. Es una rama de las matemáticas y la física que estudia los fenómenos caóticos (dinámicos), es decir, los sistemas que evolucionan con el tiempo. Los elementos caóticos son muy sensibles a los cambios producidos en las condiciones iniciales de su desarrollo, de manera que una pequeña variación en ellas ocasiona efectos imprevisibles.

La teoría del caos no encuentra explicación en las certidumbres geométricas, químicas y biológicas consideradas como válidas hasta entonces. Precisa una reevaluación de las creencias científicas que introduzca la creatividad como propiedad clave en la que todos los sistemas dinámicos se desarrollan y evolucionan.

La geometría fractal

Las formas naturales no se comportan linealmente, son irregulares y fragmentadas. En apariencia, no obedecen a ningún orden establecido. No sólo poseen un grado superior de complejidad, inconcebible por la geometría euclidiana, sino que éste tiene lugar a un nivel solamente explicable por medio de una concepción dinámica de la matemática.

helecho girasol romanescu pavo_real

Se trata de sistemas dinámicos que responden a la geometría fractal desarrollada por el matemático Benoit Mandelbrot. Esta nueva geometría identifica las formas naturales como fractales, es decir, fragmentadas e irregulares. Los objetos fractales son escalantes, su grado de irregularidad y/o fragmentación es igual a cualquier escala; autosemejantes, cada una de sus partes es similar al conjunto total y autorreferenciales, cada parte está constituída por elementos idénticos que forman parte de un orden inferior.

El origen matemático de los fractales se basa en la imposibilidad de comprender de forma correcta lo irregular y fragmentario si se define la dimensión como un número referido a un sistema de coordenadas cartesianas. En el momento en el que se obvian estos condicionantes, puede definirse un concepto de dimensión dinámica, que va cambiando en función de la relación entre el objeto y el observador, denominada dimensión fractal.

Sistemas abiertos

Los fractales son objetos geométricos surgidos cuando en un sistema dinámico se produce una fractura y la estructura, lejos de volverse caótica, encuentra espontáneamente un nuevo orden. Se trata, pues, de sistemas abiertos, ya que son estables a pesar de encontrarse en un estado de no equilibrio.

Cuando en un sistema abierto hay una estrecha interacción entre la estructura por un lado y el flujo de energía y el cambio por otro, se denomina estructura disipativa. Este concepto fue creado por el nobel de química Ilya Prigogine en 1967.

entropiaSi un sistema abierto alcanza un estado alejado del equilibrio, entra en una inestabilidad que puede conducirle a una disyuntiva, a un punto de bifurcación, de manera que, la primera fluctuación que se produzca al azar, determinará el camino que elegirá el sistema para alcanzar de nuevo la estabilidad. Esta perturbación produce un cambio en la microestructura que puede afectar también a la macroestructura. En el caso de que el flujo de energía que atraviesa el sistema ocasione fluctuaciones tan elevadas que éste sea incapaz de disipar la entropía, puede saltar evolucionando a estados de organización superiores, creándose estructuras nuevas y nuevos tipos de orden.

Simbiogénesis

La muestra más evidente de que un organismo está vivo es la función metabólica. El metabolismo es un conjunto de procesos asociados a un flujo constante de materia y energía producido a través de reacciones químicas diversas, que permiten al organismo vivo reparar sus estructuras, generar otras nuevas, destruir las que ya no son útiles y perpetuarse a sí mismo. Por medio de la función metabólica, los organismos vivos se convierten en sistemas abiertos, ya que la circulación de materia y energía es incesante y no funcionan en equilibrio. Es decir, sistemas de dinámica y pautas de organización no lineales.

El concepto de organismo vivo como sistema abierto es básico para la simbiogénesis, teoría evolutiva impulsada por Lynn Margulis. Desde los inicios, los organismos no vivían aislados; aunque estaban dotados de una identidad diferenciadora, interactuaban con su entorno y con otros organismos, permitiendo que el intercambio de material energético fluyera a su interior. Se comportaban como sistemas abiertos con su identidad encerrada dentro de una membrana flexible. Estos flujos e intercambios posibilitaron la formación de nuevas entidades por medio de la simbiosis de organismos previamente independientes que, para Lynn Margulis, constituye “la fuerza evolutiva más poderosa e importante” y prosigue “la vida no conquistó el globo con combates sino con alianzas.”

Conclusiones

Desde Copérnico, el ser humano ha sido testigo del desmoronamiento de diversas certidumbres científicas que le adjudicaban una posición destacada dentro de la naturaleza.

Si quisiéramos definir el cambio del siglo XX al XXI con algo parecido a una expresión matemática, podríamos emplear esta igualdad:

igualdadLos términos de esta expresión han colaborado poderosamente a la “desubjetivación” del ser humano como ente estable y permanente, de manera similar al proceso de desmaterialización de la obra como objeto artístico, iniciado por Marcel Duchamp y continuado por el arte conceptual.

El ser humano y la materia en general han dejado de considerarse organismo y cosa principales, respectivamente, perdiendo su protagonismo unitario en favor de los procesos, los flujos de materia, energía e información en los que participan, que les permiten interactuar con su entorno, sus semejantes, sus diferentes y el universo como totalidad. Ni siquiera el tranquilizador espacio de la geometría euclidiana ha sobrevivido; se ha tornado insuficiente ante la complejidad de la dimensión fractal de la naturaleza.

Esta complejidad, dinámica e inestable, queda reflejada en una generación de artistas plásticos digitales, medio programadores, medio ingenieros, infografistas; a caballo entre la expresividad plástica y la tecnología. Porque el mundo ya no es lo que era: la creatividad es un mecanismo evolutivo, el tiempo no es uno sino varios y todo está interconectado por una infinita red de redes; aún así seguiremos luchando por mantener nuestra identidad individual guardada dentro de una membrana flexible como la célula eucariota primigenia; esa identidad que nos define y nos hace interesantes a los ojos de otros con los fluir al modo de Heráclito.

Bibliografía:
Bohm, David y Peat, F. D. “Ciencia, orden y creatividad”. Editorial Kairós.
Mandelbrot, Benoit. “La geometría fractal en la naturaleza”. Editorial Tusquets. Colección Metatemas.
MediaLabMadrid. Centro Cultural Conde Duque. “I Festival Internacional de Arte, Ciencia y Tecnología. Dinámicas fluídas”. Madrid. 2002.

Enlace recomendado:
Entrevista a Lynn Margulis y Dorion Sagan en “Redes”.